8 fascinantes experimentos científicos que puedes realizar desde casa

¿Listo para revivir al científico loco que llevas dentro?

Para muchos la ciencia puede ser percibido como un campo interesante, pero quizás demasiado complicado como para poder involucrarse. Lo que no podemos negar es el efecto alucinante que causa siempre que la podemos ver en acción.

Pero no tienes que trasladarte a un laboratorio o terminar una carrera universitaria completa para poder observar la acción en primera fila, existen varios experimentos increíbles que puedes realizar desde casa.

Ya sea que tengas algún pequeño difícil de entretener en casa, un par de sobrinos que impresionar; o si simplemente tus padres eran demasiado sobreprotectores como para dejarte experimentar cuando eras niño. Aquí te compartimos 8 experimentos fascinantes que puedes realizar en la comodidad de tu casa.

1. Fluido Ferromagnético

Este experimento nos permite observar a los campos magnéticos en acción. Todo lo que necesitas unas cucharadas de óxido de hierro, un poco de agua, un imán potente y un pequeño frasco de vidrio. Te recomendamos que también utilices un par de guantes para manipular el óxido de hierro.

Intenta colocar el imán a distintas distancias del frasco para crear diferentes efectos visuales, o intenta arrastrar el imán alrededor de él para ver cómo se amontonan las limaduras.

Si quieres volver el experimento anti-derrames, te recomendamos utilizar un sellador resistente al agua en la tapa. Pero si eres muy impaciente, podrías utilizar algún otro tipo de pegamento, aunque lo ideal sería que utilices el sellador para evitar accidentes.

Pero si lo que quieres es llevar el experimento más allá, lo que necesitas es aceite mineral. De esta manera podrás seguir el movimiento de los campos magnéticos dentro de una increíble burbuja.

8 fascinantes experimentos científicos que puedes realizar desde casa

Sólo necesitas un plato o superficie delgada de plástico. La tapa de un contenedor para llevar puede servir perfectamente. Vierte el aceite neutro y el polvo de óxido de hierro en el plato y revuélvelos hasta que no queden grumos.

8 fascinantes experimentos científicos que puedes realizar desde casa - Nation

Ahora coloca el imán debajo del plato y observa cómo el fluido ferromagnético viscoso adopta la forma del campo magnético.

8 fascinantes experimentos científicos que puedes realizar desde casa - Nation

2. Moco de gorila o slime





Necesitas mezclar pegamento (120 ml), una cucharada de bicarbonato y un poco de colorante vegetal; mezcla los ingredientes en un recipiente de vidrio. Cuando tengas lo anterior perfectamente integrado deberás agregar líquido para lentes de contacto poco a poco, esto es lo que le otorgará la viscosidad.

La clave está en seguir mezclando hasta que obtenga la consistencia que deseas o que no se pegue para nada al recipiente de vidrio. Después sólo tienes que amasar el slime entre tus manos hasta que no se pegue.

Si quieres probar una consistencia un poco más esponjosa, puedes añadir crema para afeitar antes de agregar el líquido para lentes de contacto. Recuerda que es muy importante ir agregando este último poco a poco. Con esta última receta es probable que puedas crear un slime más grande gracias a la crema de afeitar.

Pero si lo que buscas es un slime transparente, puedes probar con sustituir el bicarbonato con media taza de agua y una cucharadita de bórax o sal de boro disuelta en una taza de agua tibia.

8 fascinantes experimentos científicos que puedes realizar desde casa - Nation

Lo que hace el bórax es vincular las moléculas de acetato de polivinilo del pegamento, para crear un nuevo polímero grande y flexible. Puedes estar tranquilo pues de acuerdo al Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH), el bórax es un elemento no cancerígeno y no tóxico en pequeñas cantidades. Además no se absorbe a través de la piel, por lo que es seguro que los niños realicen experimentos con él. Siempre con supervisión, claro está.

Pero, si lo que quieres es probar con otras texturas de slime, te recomendamos consultar estas recetas.

3. Lámpara de lava casera

El Alka-seltzer probablemente te ha salvado de muchas desventuras, pero lo que  probablemente no sabías que también es genial si estás buscando crear tu propia lámpara de lava casera.

Como sabes, debido a que el aceite y el agua tienen diferentes densidades y polaridades, cuando los mezclas el agua se hunde hasta el fondo. Pero si a esto le agregas colorante para alimentos, que es a base de agua, también lograrás que se quede sumergido en el fondo.

Si pulverizas una tableta efervescente en la mezcla, causarás que las gotas de agua coloreadas suban a la parte superior. Una vez arriba las burbujas explotarán, liberarán el aire y volverán a caer al fondo. Un espectáculo similar al que verías en una lámpara de lava.

Pero si no estás con niños y buscas un efecto con mayor densidad, necesitas conseguir un poco de alcohol, un marcatextos amarillo nuevo, una lata vacía de atún y una vela pequeña. Con esto podrás crear una lámpara de lava que pueda brillar en luz ultravioleta.

Sólo sigue las indicaciones del siguiente vídeo:





4. propulsor de pasta

Lo creas o no, puedes crear un motor cohete híbrido muy simple, utilizando únicamente levadura, peróxido de hidrógeno, un frasco de vidrio, fuego y … un trozo de pasta sin cocer.

Cuando mezclas la levadura y el peróxido de hidrógeno, reaccionan y crean oxígeno puro. Cuando este gas se canaliza a través de un pedazo de pasta, todo lo que necesita es un poco de fuego para crear tu propio propulsor híbrido, hecho de pasta.

Los motores híbridos de los cohetes reales, se pueden encender y apagar, y el empuje se puede ajustar variando la cantidad de oxidante que se introduce en la cámara de encendido para quemar con el combustible.

El motor híbrido simple hecho con este experimento carece de las válvulas que se encontrarían en un modelo a escala real para controlar el flujo de oxígeno, ya que es la forma más simple que un motor híbrido podría tomar. Podríamos llamarlo un modelo base de un fenómeno que sin duda es sorprendente admirar.

¿Sobra mencionar que este es uno de los experimentos que obligatoriamente necesitan de la supervisión de un adulto cierto?

5. hielo instantáneo

Para que el agua se convierta en hielo, necesita un núcleo para que se formen cristales sólidos. Por lo general el agua está cargada de partículas e impurezas que permiten la formación de hielo; pero en el agua purificada esto cambia.

Debido a esto, el agua purificada puede alcanzar una temperatura aún más fría antes de volverse sólida.

Si metes una botella de agua purificada sin abrir en el congelador, duran8 fascinantes experimentos científicos que puedes realizar desde casa - Nationte un poco menos de tres horas; la botella se enfriará por debajo de la temperatura a la que el agua normal se congelaría.

Cuando viertas esta agua súper-fría encima de un trozo de hielo, ésta proporcionará los núcleos que provocarán que se congele al instante. Te aseguramos que quedarás impactado.

6. Tornado atrapado en una botella

Para crear tu propio tornado en una botella, sólo necesitas dos botellas de plástico, un tubo que pueda conectar las botellas y un poco de agua.

Cuando el líquido gire en la botella superior, se creará un vórtice a medida que drena el líquido hacia la botella inferior. Esto se debe a que a medida que el agua fluye hacia abajo, el aire debe fluir hacia arriba, creando un tornado en espiral.

Incluso puedes agregar diamantina, colorante vegetal o aceite de lámpara a la botella para que tu tornado sea aún más llamativo.

7. Arco iris en un vaso

Cuando agregas azúcar a un líquido, ésta hace que la solución se vuelva más densa. Mientras más azúcar agregues, más densa será la solución. Esta es la simple explicación que permitirá que puedas aprovechar las diferencias de densidad para crear tu propio arco iris en un vaso.





Si tienes cuatro soluciones diferentes que tienen diferentes colores y densidades; los colores se superpondrán unos a otros: las soluciones más densas y azucaradas se asentarán en la parte inferior y las más livianas flotarán en la parte superior. Este es probablemente uno de los experimentos más simples.

8. Volcán de bicarbonato

Finalmente, el sueño frustrado que muchos sólo vimos suceder en películas. En este experimento clásico, la reacción química entre el bicarbonato de sodio y vinagre crearán una “lava” que puede surgir de cualquier réplica de volcán.

A medida que la reacción produce dióxido de carbono; la presión se acumula dentro de una botella de plástico oculta dentro del volcán hasta que el gas burbujea y entra en erupción.

¿Quieres un poco más de caos? Prueba con verter media taza de peróxido de hidrógeno al 6% dentro de una botella de plástico de 1 litro. No, no es lo mismo que agua oxigenada, y sí, recomendamos que un adulto maneje este ingrediente. Luego a agrega un poco de colorante vegetal y una cucharada de lava trastes líquido.

En otro recipiente pequeño, mezcla una cucharada de levadura con tres cucharadas de agua caliente. Finalmente agrega la mezcla junto con el resto de los ingredientes en la botella y listo; sólo queda esperar para que el oxígeno se libere y haga su trabajo.

Este experimento es conocido como “pasta de dientes para elefantes” y si bien la formula anterior es para niños; existe una versión para adultos con un grado de peróxido un poco más peligroso, cuya reacción se ve así:

¿Fascinante no?

Esperamos que esta compilación de experimentos haya logrado resucitar al pequeño Dexter que llevabas dentro.

También te puede interesar: 6 cursos de física y astronomía totalmente gratuitos



Comments

comments