Skip to content

¿Es una cabra tan inteligente y cariñosa como un perro?

¿Puedes imaginarte saliendo a pasear a una cabra?

Quizá no sean lo primero que viene a la mente cuando se piensa en animales domesticados; después de todo, las cabras son incluso retratadas como animales molestos que hay que evitar.

No se parece mucho en realidad a la imagen que se tiene de los perros como animales de compañía, pues su relación con personas ha llevado a considerárseles algo completamente normal dentro de la imagen de un hogar, en múltiples escenarios.






Innegable es la capacidad de los canes para empatizar con humanos, incluso puede argumentarse que existe un nivel de comunicación bastante directo y, de cierto modo, elaborado. La conexión que existe con los perros es, sin embargo, difícil de comparar con otros animales.

En el sentido simple de que, aunque existen otras especies que mantienen una relación doméstica con las personas, estas opciones quedan limitadas contra la versatilidad de los perros para ajustarse y seguir manteniendo un nexo estable. Es por esto por lo que simplemente imaginar otra especie ejerciendo en el lugar de un perro como “mejor amigo del hombre” resulta en una imagen extraña en ocasiones.

Sin embargo, la parte importante a considerar es que la otra mitad de estas mutuas dependencias, la humana, puede también afectar la raíz del comportamiento de estos animales. Una investigación en años recientes vio este detalle como la oportunidad para estudiar el comportamiento hacia humanos de una especie diferente, domesticada pero no de compañía, la cabra.






Bajo este contexto, el equipo conformado por Christian Nawroth, Alan McElligott y Jemma Brett comenzó a realizar experimentos que tenían como objetivo el evaluar el comportamiento de cabras hacia los humanos de una manera muy simple, como el colocar a un ejemplar en un espacio cerrado con una persona, variando solamente si la persona en cuestión se presentaba ante la cabra de manera amigable u hostil. Al repetir los experimentos en diferentes condiciones se llegó a una conclusión interesante.

Los resultados obtenidos por el equipo sugieren que la especie tiene capacidades cognitivas y empáticas que empatan con la de los canes, apuntando a un estudio más profundo y específico del comportamiento de especies domesticadas y su directa relación con el comportamiento humano.

Goats display audience-dependent human-directed gazing behaviour in a problem-solving task“, 2016. BIOLOGY LETTERS.

También te puede interesar: NIÑA DE 8 AÑOS RECIBE REGALOS DE LOS CUERVOS QUE HA ALIMENTADO POR 4 AÑOS


Comments

comments