Skip to content

La inusual amistad de un perro y un pato es lo más tierno que verás hoy

Esta pareja dispareja sin duda alegrará tu día.

Las relaciones entre especies no sólo se tratan de luchar por la supervivencia. A veces los animales forman las amistades más inusuales, y esta historia es una prueba perfecta de que las pieles y las plumas se llevan bastante bien.

Max, el perro tenía 5 años cuando Patrick y Kirsten Riley de Strout, Minnesota lo adoptaron. Rápidamente se hizo amigo de Sasha, otro Husky que tenían en ese momento. Sin embargo, el tiempo de Sasha se acabó y ella falleció, abriendo un vacío de soledad en el corazón de Max. Un vacío que pronto se llenaría por un singular amigo un pato.

Cuando Patrick y Kirsten adoptaron a Quackers, Max inmediatamente le tomó cariño. Max se sentaba cerca de su jaula y así fue como se unieron. Poco después Quackers comenzó a salir y nunca se separaron.

Ahora el dúo dinámico duerme, come, beben y pasean juntos. Además Strout sólo tiene 25 residentes, por lo que se han vuelto famosos en el área.




 









Comments

comments