Skip to content

Mujer embarazada se confunde porque su perro no deja de ladrar, no se da cuenta de que está tratando de salvarla

Los perros son criaturas realmente asombrosas, son capaces de cosas que los humanos nunca podrían lograr.

Los perros pueden oler el interior de un cuerpo humano, lo que significa que saben cuando sus dueños están enfermos. Incluso son capaces de oler el cáncer. No hay límite de lo que estas criaturas pueden hacer por sus compañeros amorosos.

Este perro demostró su amor por su dueño de una manera sorprendente: usó este increíble sexto sentido para ayudar a su dueña a recuperar su salud. Ella seguía a su dueña obsesivamente: nada podía calmar a esta mascota. Nunca adivinarás cómo este perro salvó la vida de su dueña.






Keola es una Akita estadounidense que vive con sus dueños en Doncaster, South Yorkshire. Ricky y Alhanna Butler la cuidan bien y la tratan como parte de la familia. Recientemente, Keola supo que su familia estaba creciendo: su dueña estaba embarazada. Keola estaba emocionada por la llegada del nuevo integrande, pero no podía evitar la sensación de que algo estaba mal.

A medida que el embarazo de Alhanna avanzaba, la madre embarazada notó un dolor en la espalda baja. Ella discutió sus severos dolores de espalda con su médico, pero él los descartó como efectos secundarios de su embarazo. Alhanna regresó a casa, creyendo que el problema era un tipo de dolor creciente provocado por el embarazo.

Alhanna pudo haberse convencido de que era así, pero Keola sabía mejor lo que pasaba. Podía oler algo mal dentro del cuerpo de su dueño. Alhanna notó que su perro actuaba de forma extraña, pero no tenía idea de lo que significaba.

“Cuando los médicos me enviaron a casa y me dijeron que no había nada grave en serio, ella se quedó mirándome tan atentamente que realmente me asustó”, explicó Alhanna a Mercury Press. “Publiqué una foto de ella haciendo esto en Facebook y bromeé sobre la película Hatchi, donde el perro también hacia lo mismo y, de repente, todos mis amigos comenzaron a decir que debería tomármelo en serio”.






Con el tiempo, el perro se volvió cada vez más entrometido. Ricky y Alhanna definitivamente notaron que estaba tratando de decirles algo. “Nadie entendió realmente lo enferma que estaba, pero Keola lo hizo. Ella me empujaba y lloraba y nunca podría entender por qué había empezado a hacer esto repentinamente. Ricky dijo que estaba angustiada cada vez que iba al trabajo, cuando a ella nunca antes le había importado “.

Por suerte, Alhanna no se encogió de hombros ante las señales de advertencia de su perro. Regresó al hospital, donde fue inmediatamente llevada a cuidados intensivos. Lo que los médicos encontraron fue impactante: Alhanna había estado a pocos minutos de la muerte.

La madre embarazada tenía una infección doble en el riñón que le había estado enviando dolores a través de la espalda. Para empeorar las cosas, Alhanna tenía un tipo raro de infección. Apenas llegó al hospital a tiempo para recibir atención.

“Debido a que no recibió tratamiento durante tanto tiempo, fue uno de los peores casos que habían visto”, Alhanna describió su experiencia horrible en Facebook. “Además de eso, tenía un virus resistente a los antibióticos que solo había afectado a otra persona en el Reino Unido. Me estaba matando y los médicos me dijeron que si lo hubiera dejado por más tiempo habría muerto y es más que probable que mi hijo también . ”

Keola había salvado el día. Gracias a la lealtad de este cachorro, Alhanna pudo llevar a cabo su embarazo con buena salud. Incluso tuvo un ángel guardián elegido para su bebé: Keola.






Alhanna dio a luz a un niño sano llamado Lincoln, y él y Keola ahora son mejores amigos.

Este adorable perro tiene muchísimo amor en su corazón. Es reconfortante aprender acerca de una mascota que ama tanto a su dueño que pudo salvar su vida.



Comments

comments