Skip to content

Artista fotografía ratones de laboratorio experimentando la libertad y sus expresiones lo dicen todo

Después de mucho tiempo cautivos estos ratones salieron libres.

Cada año en Italia, cientos de miles de animales mueren en laboratorios. Algunos se usan para pruebas letales, pero la mayoría se pueden guardar: muchos se utilizan para experimentos de los que podrían recuperarse fácilmente y recuperar la vida normal, otros no se usan realmente en pruebas, pero se guardan en laboratorios como un excedente de seguridad o control, y una vez que el experimento ha terminado se convierten en “un gasto inútil” para los laboratorios.

La ley italiana permite que los laboratorios experimentales no maten animales sanos y “salvables”, sino que los liberen a individuos o entidades benéficas, como La Collina dei Conigli. Los retiros son acordados por la asociación directamente con los laboratorios de prueba a través de negociaciones delicadas, que a menudo implican escasez de muchos animales a la vez.

La Collina dei Conigli se ha especializado en la recuperación de conejos y criaturas, desde la salida del laboratorio hasta (con suerte) una nueva vida en una familia.

Rachele Totaro ha apoyado esta organización benéfica desde hace años con sus fotografías y como voluntaria, con el fin de aumentar la defensa y visibilidad de animales que terminan en estos refugios.

Sus imágenes no tienen efectos especiales o retoques; simplemente buscan capatar la reacción genuina de las criaturas en contacto con la libertad y la naturaleza.

”La reaccion de las ratas y ratones al sentir el sol en su pelaje por primera vez fue simplemente mágico, su curiosidad por descubrir un nuevo mundo, cuán profundamente disfrutaban sus primeros momentos de libertad, conducidos y protegidos por voluntarios, que siempre están a su lado a lo largo de su recuperación, es simplemente adorable”.

Tímidos, pequeños guerreros, curiosos exploradores, amantes del abrazo: todos actuaban de forma diferente cuando los sacaban al aire libre, y demostraron una vez más que no son meros números, como se los considera en los laboratorios, sino individuos con actitudes y personalidades peculiares.





















También te puede interesar: Este hombre adoptó a un toro de corridas y ahora le enseña a todos sobre el maltrato animal


Comments

comments