Créditos: Nan Hauser / Caters

Esta mujer fue salvada por una ballena

Una ballena jorobada frustró un ataque de tiburones

¿Dejarías que una ballena jorobada te golpeara para salvar tu vida?

La bióloga marina Nan Hauser no se dio cuenta de que estaría respondiendo a esta pregunta el pasado octubre, cuando una ballena gigante de 22,700 kilogramos nadó hasta ella en las aguas de las Islas Cook, y comenzó a sacarla del océano con su enorme cabeza. Durante tensos 10 minutos, Hauser nadó tranquilamente alrededor de la ballena mientras la empujaba con la cabeza, la golpeaba con su barriga y con sus poderosas aletas pectorales.

Esta mujer fue salvada por una ballena-NATION
Créditos: Nan Hauser / Caters




“He pasado 28 años bajo el agua con ballenas, y nunca había tenido un encuentro con una ballena tan táctil y tan insistente en ponerme en su cabeza, vientre o espalda; pero sobre todo tratando de meterme bajo su enorme aleta”, dijo Hauser al Daily Mirror.

A pesar de que el encuentro entre ella y la poderosa ballena pudo haber resultado mortal; no fue así. Cuando Hauser regresó al barco de investigación de su equipo, notó que otro visitante inesperado nadaba cerca: un tiburón tigre de 15 pies de largo, el cual se encontraba al acecho justo al otro lado de la ballena.

Sorprendentemente, Hauser y su equipo captaron todo el encuentro en vídeo; el cual compartió por primera vez este 8 de enero de 2018. La grabación, muestra que la heroica ballena jorobada no estaba tratando de atacar, sino que buscaba protegerla del otro visitante mortal.

Altruismo acuático

Aunque esta no es la primera vez que se observa a una ballena jorobada intervenir en una presunta emboscada marina; esta intervención si que quedó bien documentada.



En 2009, por ejemplo, el biólogo marino Robert Pitman tomó una increíble foto de una jorobada acunando una pequeña foca en su pecho mientras salía del agua, protegiendola de un grupo de orcas hambrientas.

De acuerdo con Pitman; es probable que su impulso de protección venga de un instinto por proteger a sus propias crías de los depredadores.

Sin importar si es instinto, accidente o altruismo, le debemos mucha gratitud a estas colosales y amigables criaturas.

También te puede interesar: Animales captados en situaciones graciosas

 

Comments

comments