Créditos: Smithsonian Institution

¿Bebés por correo? Sí, antes era posible

Tras la invención de la paquetería, algunos padres la aprovecharon de formas inesperadas

Una de las innovaciones más olvidadas, pero más significativas de principios del siglo 20; podría ser la decisión de la Oficina de correos de comenzar a enviar paquetes grandes a través del correo. Mientras que las compañías privadas florecieron durante el siglo XIX; Parcel Post expandió drásticamente el alcance de las empresas de venta por correo a las numerosas comunidades rurales de los Estados Unidos, así como la demanda de sus productos.

Cuando el Correo de paquetería de la Oficina de correos comenzó oficialmente el 1 de enero de 1913; el nuevo servicio repentinamente permitió a millones de estadounidenses un gran acceso a todo tipo de bienes y servicios. Pero casi de inmediato, tuvo algunas consecuencias imprevistas; pues algunos padres intentaron enviar a sus hijos por correo.

A unas semanas del inicio del paquete postal; una pareja de Ohio llamados Jesse y Mathilda Beagle, enviaron por correo a James, su hijo de 8 meses. A su abuela que vivía a unas pocas millas de distancia en Batavia. De acuerdo con la historiadora Jenny Lynch; el bebé apenas superaba el límite de peso de 11 libras para los paquetes enviados a través de Parcel Post, y su ”entrega” le costó a sus padres sólo 15 centavos de dólar (aunque lo aseguraron por $50 dólares). La peculiar historia pronto apareció en los periódicos, y durante los siguientes años, historias similares aparecieron ocasionalmente.

¿Bebés por correo? Sí, antes era posible



Charlotte May

En los próximos años, las historias sobre los niños que se enviaban por correo a través de rutas rurales surgirían de vez en cuando a medida que las personas superaban los límites de lo que se podía enviar a través de Parcel Post. En un famoso caso, el 19 de febrero de 1914, una niña de cuatro años llamada Charlotte May Pierstorff fue ”enviada por correo” en tren desde su casa en Grangeville, Idaho, a la casa de sus abuelos, a 73 millas de distancia. Su historia se volvió tan legendaria que incluso se convirtió en un libro para niños, llamado Mailing May.

¿Bebés por correo? Sí, antes era posible



El fin de la práctica

A lo largo de los años, estas historias continuaron apareciendo de vez en cuando. Pero el 14 de junio de 1913, varios periódicos, incluidos el Washington Post, el New York Times y Los Angeles Times, publicaron historias que indican que el jefe de correos había decretado oficialmente que los niños ya no podían ser enviados por correo postal.

Pero aunque la extraña práctica de enviar niños por correo a veces puede ser vista como incompetencia o negligencia por parte de los padres y carteros, Lynch lo ve más como un ejemplo de la cantidad de comunidades rurales que dependían y confiaban en los trabajadores postales locales.

¿Bebés por correo? Sí, antes era posible




Afortunadamente, hoy en día existen más opciones de viaje para los niños que simplemente comprar una estampilla y dejarlos con el cartero.



Comments

comments