Skip to content

Científicos encontraron una forma de convertir la sangre de cualquier donante en un tipo universal

Este descubrimiento podría poner fin a la larga lista de espera por una transfusión de sangre

Investigadores de la Universidad de British Columbia pueden haber encontrado una forma de abordar el problema de escasez de sangre de donadores, incluso si las personas no están donando más: convertir un tipo de sangre menos utilizable en uno que cualquiera pueda recibir.

Presentaron su investigación el martes 21 de agosto en una reunión de la American Chemical Society.

Los tipos de sangre son diferentes debido a los azúcares en la superficie de los glóbulos rojos que el cuerpo crea. El tipo A tiene un tipo de azúcar y el tipo B tiene otro; Tipo AB tiene ambos azúcares. Tipo O no tiene azúcares.






Si una persona recibe una transfusión de sangre de un tipo de sangre que no es la suya, su sistema inmune atacará y matará a las células sanguíneas donadas.  Por ejemplo, una persona con sangre Tipo A nunca podría recibir una donación de Tipo B porque su sistema simplemente rechazaría la nueva sangre porque los azúcares no son del todo correctos.

Debido a que la sangre tipo O no contiene azúcares, cualquiera puede recibirla; es el tipo de sangre universalmente aceptado y, por lo tanto, es altamente deseable.

En el pasado, los investigadores descubrieron que ciertas enzimas (moléculas que causan reacciones químicas) podían eliminar los azúcares de las células sanguíneas A, B y AB, convirtiéndolos en el Tipo O más útil.
Sin embargo, como señaló el investigador Stephen Withers en un comunicado de prensa, aún no habían descubierto una enzima que fuera eficiente, segura y económica. Su búsqueda de esa enzima los llevó al intestino humano.






Withers y su equipo ya sabían que el revestimiento del tracto digestivo contenía los mismos azúcares que se encuentran en las células sanguíneas, y que las enzimas bacterianas dentro de las heces humanas eliminaban esos azúcares del revestimiento para favorecer la digestión.
Usando este conocimiento, los investigadores pudieron aislar una enzima que elimina los azúcares de los tipos de sangre A y B, transformándolos en Tipo O 30 veces más eficientemente que cualquier enzima descubierta previamente.

Por ahora, los investigadores están comprobando sus hallazgos. El siguiente paso sería probar la enzima en un entorno clínico, lo que ayudará a determinar si el proceso de conversión produce consecuencias imprevistas.
Toda esa prueba extra aún podría tomar algo de tiempo. Pero Withers es optimista de que la enzima de su equipo podría ser el gran avance que necesitamos para garantizar que cualquiera que necesite una donación de sangre en el futuro pueda recibirla.





Futurism



Comments

comments