Skip to content

Este libro raro muestra que tan extraña era la medicina en el siglo XVI

Degustación de orina, flebotomía, plaga; la vida de un médico de los siglos XV y XVI no siempre era agradable, pero nunca aburrida.

El libro, Fasciculus Medicinae , fue una guía para todo lo relacionado con la medicina, incluido el tratamiento de heridas y el diagnóstico de complicaciones en mujeres embarazadas.

Ahora, gracias a una exposición en línea de la Academia de Medicina de Nueva York, puedes profundizar en su a veces bizarra interpretación de la medicina en un momento crítico de la profesión.





Facendo Il Libro: La fabricación de Fasciculus Medicinae, una anatomía impresa temprana ” lleva a los lectores a recorrer uno de los textos más influyentes de la medicina.

Fue impreso por primera vez en 1491 por un par de hermanos venecianos que reunieron un grupo de tratados médicos y agregaron ilustraciones.

Durante el próximo siglo, el libro fue reimpreso y embellecido. La exhibición muestra la evolución del conocimiento médico que ocurrió cuando la medicina se transformó de una comprensión medieval del cuerpo a una perspectiva renacentista más ilustrada.

Quizás la parte más fascinante del libro son sus ilustraciones. Está el “Hombre del Zodíaco”, una figura masculina cuyo cuerpo está dividido en signos solares e instrucciones sobre cómo extraer sangre dependiendo de la época del año. Está el “Hombre Herido”, una ilustración de una persona desvalida con heridas que amenazan la vida con armas como flechas y palos. El “Hombre Enfermo” ofrece información sobre los tipos de enfermedades que un médico habría diagnosticado y tratado.




 

Ya sea que quieras saber cómo los médicos probaban la orina de pacientes enfermos o comparar cómo se desarrolló el libro a través de los años, la exhibición está repleta de imágenes y textos que muestran cuán influyente se volvió Fasciculus Medicinae .

Entretenida, perspicaz y a menudo repugnante, la exposición es una oportunidad para reflexionar sobre cuán lejos ha llegado la medicina y cuán diferente era la anatomía y la enfermedad del pasado.

h/r The Washington Post


Comments

comments