Créditos: Polytechnique Montréal

CREAN POR PRIMERA VEZ LUZ LÍQUIDA A TEMPERATURA AMBIENTE

La superfluidez también puede ocurrir bajo condiciones ambientales

Desde hace siglos sabemos que la luz se compone de ondas, pero recientemente científicos descubrieron que puede comportarse como un líquido  y además rodear objetos.

La luz líquida puede clasificarse como un superfluido, una especie de condensado de Bose-Einstein (descrito como el quinto estado de la materia), que tiene cero fricción y carece de viscosidad.

Sus partículas se comportan como una sola onda macroscópica, oscilando todas a la misma frecuencia. Básicamente, es luz que demuestra el comportamiento líquido, especialmente la capacidad de fluir fuera de su envase.

Los superfluidos de Bose-Einstein siguen las reglas de la física cuántica en lugar de la física clásica. Por lo general, sólo pueden existir por fracciones de segundo en temperaturas de casi cero absoluto. La luz líquida demostró que esto no siempre es necesario.

Para lograr esto, intercalaban una película ultrafina de moléculas orgánicas entre dos espejos altamente reflectantes; de este modo la luz interactúa fuertemente con las moléculas. Su rebote hacia adelante y hacia atrás entre los espejos permitió formar un fluido híbrido de materia ligera.

Este descubrimiento puede desencadenar una enorme cantidad de trabajo futuro, no sólo para estudiar fenómenos fundamentales relacionados con condensados Bose-Einstein, sino para concebir y diseñar futuros dispositivos fotónicos basados en superfluidos.

La luz líquida ha allanado nuevos caminos para el estudio de la hidrodinámica cuántica. Además, permitirá crear tecnologías de superconducción para dispositivos LED, paneles solares y láseres. Puedes encontrar más información en este enlace.


Comments

comments