Ahora puedes comerte hasta los cubiertos

Una sabrosa alternativa para salvar al planeta de los plásticos

Ahora puedes comerte hasta los cubiertos-Nation
Crédito: Bakeys

¿Qué pasa con los cubiertos plásticos después de que cumplen su propósito? Lo más probable es que terminen en un bote de basura cercano. Las estimaciones sugieren que sólo en Estados Unidos se usan 40 mil millones de utensilios de plástico por año, pero ahora gracias a un nuevo producto de la empresa Bakeys, te puedes comer hasta las cucharas.

Estas cucharas están hechas de arroz, trigo y sorgo, un antiguo grano originario de África. El sorgo fue elegido como ingrediente principal por su calidad dura, ya que no se empapa en líquidos y además es adecuado para el cultivo en áreas semiáridas.

Aunque Bakeys no agrega conservadores o tintes a sus cucharas; los cubiertos cuentan con tres sabores diferentes:  Salados (sal y comino), dulces (azúcar) y simples. Además también puedes personalizar sus sabores en su sitio web y hacerlas Hot ‘n’ Spice, de cebolla y tomate o de ajo y jengibre.

Peesapaty y su compañía han estado fabricando cucharas en India, desde 2011,  donde además ofrecen nuevos empleos para mujeres.

Bakeys vende 1.5 millones de cucharas por año a empresas de catering que sirven comida en bodas y otros eventos; pero Peesapaty espera que la oferta entre los vendedores de alimentos crezca.

Costo

Aún así hay desafíos, como el costo. Bakeys puede vender una cuchara comestible por 2 rupias; más barato que el equivalente de madera pero el doble del precio de una cuchara plástica. Su objetivo no sólo es reducir el costo a 1.5 o 1 rupia; además esperan hacer esto al obtener cultivos directamente de los agricultores y construir una economía de escala al agregar nuevas líneas de producción.

Ahora puedes comerte hasta los cubiertos-Nation
Crédito: Bakeys

Para Bakeys; la motivación detrás de Edible Cutlery proviene de temas como la sustentabilidad ambiental, el cambio climático y la crisis mundial del agua. Debido a que las cucharas de la compañía se pueden comer después de su uso y son completamente biodegradables en caso de no comerlas; Bakeys espera que su producto evite que más plástico termine en los vertederos y contamine las fuentes naturales de agua.

Comments

comments