Skip to content

Italia está convirtiendo llantas viejas en traviesas de ferrocarril y usándolas para producir energía limpia.

Esta alternativa crea energía solar y reduce la contaminación por neumáticos y plásticos usados

En todo el mundo, viajar en tren es una forma de transporte increíblemente popular. En el mejor de los casos, tomar el tren puede ser una forma escénica, relajante y apacible de viajar, y muchos millones de personas confían en los ferrocarriles para ir y venir del trabajo todos los días.

En Italia, una empresa está buscando desarrollar una versión más sostenible de una infraestructura que es crucial para el buen funcionamiento de los ferrocarriles.

Greenrail, con sede en Milán, ha desarrollado una tecnología que permite la fabricación de traviesas de ferrocarril a partir de “materias primas secundarias”.





“Los durmientes Greenrail son durmientes ferroviarios que tienen las mismas características mecánicas que los durmientes tradicionales de hormigón armado, lo que representa el estándar en el mercado actual”, dijo Giovanni De Lisi, CEO de la compañía a CNBC.

A De Lisi se le ocurrió la brillante idea de cubrir las vías ferroviarias con una mezcla de plástico y caucho de neumáticos reciclados para llevar el sistema ferroviario a un futuro más sostenible.

“Están hechos principalmente de plástico reciclado: plástico urbano y neumáticos viejos reciclados”, agregó De Lisi.





Como resultado, reduce los costos de mantenimiento de la red 50% y hace que las traviesas duren hasta 50 años más que las tradicionales, que suelen tener una vida útil de 40 años. Por cada kilómetro de vía, estas nuevas traviesas reutilizan hasta 35 toneladas de neumáticos altamente contaminantes y por lo general difíciles de reciclar.

El negocio también dice que un durmiente Greenrail puede incorporar paneles fotovoltaicos para permitir la captación de energía solar. “La idea de Greenrail Solar surgió de la voluntad de transformar las infraestructuras ferroviarias de infraestructuras pasivas a infraestructuras activas”, agregó de Lisi.

“Las vías del tren están expuestas al sol el 90 por ciento de las veces; de aquí surge la idea de recolectar energía solar y transformarla en electricidad”, agregó.

Gracias a esta iniciativa, se puede reducir el número de desechos de plástico y caucho. Además, con la innovación para crear energía limpia, se avanza para un mundo más sostenible.







Comments

comments