Esta pareja creyó que había adoptado a un mini cerdo pero nunca dejó de crecer

 

Esta pareja creyó que había adoptado a un mini cerdo pero nunca dejó de crecer.

La vida a veces puede llenarte de bendiciones disfrazadas. Cuando Steve Jenkins y Derek Walter en Canadá adoptaron a Esther la cerdita, pensaron que ella era un lechón pigmeo. Dos años y 667 libras después, su pequeño cerdo resultó ser un cerdo comercial de tamaño completo, pero el amor y la amistad que experimentaron con Esther ya había cambiado sus vidas para mejor.

Cuando se dieron cuenta de cuán inteligente y amistosa era, no pudieron soportar la idea de que estaban comiendo a otros cerdos que eran igual de inteligentes y amigables, por lo que se hicieron veganos. Fueron tan profundamente afectados por su vida que de hecho, se sintieron inspirados a dedicar su amor a construir un refugio para animales.


















 

 

Comments

comments