Créditos: Christopher Michel

Impresionantes efectos ópticos creados por el Sol Antártico

Estas fotos parecen sacadas de otro mundo

Impresionantes efectos ópticos creados por el Sol Antártico-NATION




El pasado 14 de enero de 2018, el hielo y el aire conspiraron sobre la Antártida para crear un halo resplandeciente y una magnífica lección de física escrita en el cielo.

Afortunadamente, el fotoperiodista Christopher Michel estaba en el sitio para capturar el increíble paisaje que bien podría decirse que salió de una novela de ciencia ficción. Aunque la imagen casi parece falsa, es completamente real, y hay una gran cantidad de ciencia detrás de esta espectacular consecuencia de la óptica.

La clave del efecto es la formación de los cristales de hielo en el cielo. Si hay mucha humedad, los cristales de hielo continuarán creciendo hasta que eventualmente caigan a la Tierra en forma de nieve. Pero si está relativamente seco, los diminutos cristales permanecerán suspendidos en la atmósfera, comúnmente colgando en tenues cirros a miles de metros de altura. Los cristales de hielo también pueden formarse más abajo, ya sea abrazándose al suelo en neblinas de hielo o derivando lentamente a la tierra como si fueran polvo de diamante.

Halo

Impresionantes efectos ópticos creados por el Sol Antártico-NATION




En la imagen de arriba un halo brillante rodea al sol, sentado a 22 grados del orbe brillante. Acertadamente llamado halo de 22 grados, el efecto se produce cuando la luz viaja a través de cristales de hielo de prismas hexagonales, que se asemejan a diminutas columnas hexagonales. Cuando la luz viaja paralela a la cara del cristal, se dobla al salir del prisma. El resultado es un gran círculo de luz que rodea el sol. Su radio es aproximadamente igual a la distancia entre el dedo meñique y el pulgar de una mano completamente extendida.

Pero no termina ahí

Impresionantes efectos ópticos creados por el Sol Antártico-NATION




Esta imagen también tiene otro efecto interesante: los perros solares. Estas bengalas de luz; aparecen a la izquierda y a la derecha del halo resplandeciente y parecen ecos en miniatura del sol. Se sientan a los mismos 22 grados; pero se crean por la desviación de la luz a través de placas hexagonales (en lugar de columnas) de hielo. Estos pueden aparecer con tintes de colores y, a pesar de su nombre, también pueden aparecer por la noche para crear ecos débiles de la luna.

Además otro arco de luz atraviesa el centro de la imagen, cruzando el sol y los perros de sol. El corte brillante conocido como círculo parhelico; a menudo sólo aparece en segmentos, pero a veces puede presentarse como un círculo completo en el cielo.

El arco de 22 grados también parece llevar otra mancha brillante como un sombrero. Este pequeño brillo en forma de ala es un arco tangente; que se crea cuando la luz pasa a través de los lados horizontales de un cristal. Encima de la tangente se encuentra otro halo conocido como arco Parry; un fenómeno descrito por primera vez durante la expedición Sir William Edward Parry Artic 1820, para buscar el Paso del Noroeste. Estos fenómenos más raros se crean cuando la luz viaja a través de los extremos y las caras inclinadas de los cristales de hielo que son casi horizontales. Actuando como un prisma, dividiendo la luz en un arcoiris.

Aunque el espectáculo es maravilloso; es más increíble entender cómo se forma.

 

Impresionantes efectos ópticos creados por el Sol Antártico-NATION Impresionantes efectos ópticos creados por el Sol Antártico-NATION




Impresionantes efectos ópticos creados por el Sol Antártico-NATION Impresionantes efectos ópticos creados por el Sol Antártico-NATION

También te puede interesar: Un mar de espuma sorprendió a visitantes de una playa libanesa



Comments

comments