De migrante a reconocido neurocirujano

Las mismas manos que plantaban tomates ahora están salvando vidas

Alfredo Quiñones-Hinojosa, nació en un pequeño poblado a las afueras de Mexicali, México; creció en una familia pobre y fue el mayor de cinco hijos. Su experiencia laboral comenzó a los cinco años de edad; trabajaba en la gasolinera de su padre, pero a medida que la economía mexicana se hundía, el negocio caía, y con ello el sustento de la familia.

Nation - De migrante a reconocido neurocirujano



Quiñones cree que su interés por la medicina, pudo haber surgido tras la muerte de su hermana menor

A la edad de 14 años el tío de Alfredo, Fausto, le dio una muestra de los Estados Unidos y el sueño americano; al permitirle trabajar como migrante en una granja en California, donde pasó dos meses quitando maleza y haciendo dinero para traer de vuelta a su familia en México.

En 1987, a la edad de 19 años, Quiñones-Hinojosa cruzó la valla fronteriza por segunda vez; pero esta vez su estancia sería más prolongada. Arriesgándose a una detención, la deportación e incluso la muerte; Alfredo cruzó la cerca de cinco metros y medio de alto, pero agentes fronterizos lo recogieron y lo enviaron de vuelta a México.





Perseverancia

Otros se hubieran rendido, pero Alfredo no era de los que se rendían. Una hora después de su primer intento, volvió al mismo lugar y ejecutó su maniobra mucho más rápido. Esta vez con éxito.

Con ayuda de su tío, regresó a los campos del Valle de San Joaquín; donde trabajó por tres años recogiendo maíz, uvas, algodón, brócoli y tomates. Alfredo vivía en un remolque y ganaba 3.35 dólares por hora, aunque aspiraba a ganar dinero suficiente para alimentar a sus padres y a sus hermanos. Pero se dio cuenta de que con ese salario, alcanzar su sueño iba a durar mucho más de lo esperado.

Poco tiempo después consiguió un trabajo como soldador en una empresa ferroviaria; pero un incidente a los 21 años casi le cuesta la vida. Mientras reparaba una válvula una de las tuercas cayó y sin hacer caso a las advertencias, ingresó al contenedor que transportaba petróleo licuado para sacarla.



Superación

Cuando llegó al país, Quiñones no conocía el idioma nativo por lo que se dispuso a ahorrar para entrar a clases de inglés. Después decidió inscribirse a la universidad, asistiendo durante dos años a la escuela técnica San Joaquin Delta College, para luego inscribirse a una institución más grande y prestigiosa.

Alfredo completó su licenciatura en psicología con los más altos honores en la Universidad de California, Berkeley. Luego pasó a recibir su título de médico de la Escuela de Medicina de Harvard, donde se graduó con honores.  En ese mismo periodo se convirtió en ciudadano estadounidense; y finalmente completó su residencia en neurocirugía en la Universidad de California, San Francisco. Ahí mismo, completó una beca postdoctoral en desarrollo y células madre en el laboratorio del profesor Arturo Álvarez-Buylla.




Actualidad

Hoy en día Alfredo Quiñones-Hinojosa mejor conocido como “Dr. Q”, es Presidente de Cirugía Neurológica y dirige el laboratorio de investigación científica básica en la Clínica Mayo, uno de los hospitales más prestigiosos de Florida. El doctor Quiñones-Hinojosa ha recibido muchos premios y honores; incluyendo ser nombrado uno de los 100 hispanos más influyentes en los Estados Unidos por Hispanic Business Journal en 2008; como Neurocirujano del Año 2014 por Voices Against Brain Cancer, donde también fue reconocido con el Premio Humanitario Gary Lichtenstein; y por la revista Forbes 2015 como una de las mentes más brillantes de México en el mundo.




Logros

El trabajo de Quiñones va más allá del quirófano, pues también es miembro del consejo editorial y revisor de varias publicaciones destacadas. Es el redactor en jefe de uno de los libros de neurocirugía más respetados y ampliamente leídos del mundo; Schmidek y Sweet’s Operative Neurosurgical Techniques (6ª edición). Quiñones también ha publicado una autobiografía, ‘‘Becoming Dr. Q’’,  sobre su viaje de trabajador agrícola migratorio a neurocirujano, la cual llamó la atención de Disney y Plan B Entertainment Productions los cuales anunciaron que planean llevar su inspiradora historia a la pantalla grande.

El Dr. Quiñones es además cofundador y presidente de Mission: BRIAN, Bridging Resources y Advancing International Neurosurgery, una fundación sin fines de lucro.

Hoy en día el Dr. Quiñones realiza más de 250 neurocirugías anuales.

“Lo que más me emociona es la posibilidad de que un día mis pacientes no tengan que sucumbir ante lo que yo considero la enfermedad más devastadora que afecta el cuerpo humano; el cáncer cerebral. Y espero que dentro de la siguiente década podamos tener la capacidad de traducir todo este conocimiento del laboratorio a los pacientes, porque eso es lo que merecen”. Comentó a Now This

Un mexicano con una trayectoria trascendental e inspiradora; que nos demuestra que si le apuntas al cielo puede que le pegues a una gran estrella.




Comments

comments