Observa cómo una oruga eclosiona de un huevo del tamaño de la cabeza de un alfiler

Al nacer estas orugas son más pequeñas que un grano de arroz

A veces los bebés humanos tardan un poco en parecerse a sus padres, y resulta que esto también es cierto para las mariposas y las orugas.

Pero gracias a un fragmento de un programa especial dedicado a la Naturaleza de la cadena estadounidense PBS, fue posible capturar en vídeo uno de los momentos más increíbles del ciclo de la mariposa pintada de los cardos.

A diferencia de su propia madre, que tiene alas con tonos de marrón, naranja y café, los huevos de la ‘Dama Pintada’ son pequeñas joyas de color aguamarina.

En este vídeo podemos apreciar como esta particular mariposa es capaz de poner estos huevos en cualquier ángulo gracias a un pegamento especial que fija los huevos a las hojas. Y esas hojas son bastante importantes ya que serán la primera fuente de alimento de las orugas bebé cuando nazcan 5 días después.





Cuando las orugas eclosionan, no se parecen a sus padres. Mantienen el tono azul al momento de salir de sus diminutos huevos que tienen el tamaño de una cabeza de alfiler, pero dicho tono finalmente parece desvanecerse como “un traje negro y puntiagudo”.

Tal vez el momento más adorable del vídeo es ver cómo las orugas recién nacidas, que son más pequeñas que un grano de arroz, luchan para superar obstáculos tan pequeños como los pelos de la hoja donde han nacido.

Un bellísimo acontecimiento que bien podría pasar desapercibido y que hoy tenemos la oportunidad de apreciar.

 

También te puede interesar: 13 bebés que no se parecen nada a sus padres



Comments

comments