De refugiada siria a nadadora olímpica

Hace tres años Yusra Mardini, de 17 años salvó a 19 personas, nadando en el océanos por tres horas.

De refugiada siria a nadadora olímpica-NATION




Actualmente Yusra Mardini podría estar entrenando dos veces al día, todos los días, durante dos horas, en el período previo a los Juegos Olímpicos de Tokio, pero no siempre le gustó nadar. De hecho, ella lo odiaba. Cuando tenía tres años, su padre, Ezzat, que luego se convertiría en su entrenador, la empujaba repetidamente al agua.

”Mi padre quería ver en qué nivel estaba yo, si realmente podía nadar todavía”, explicaba Yusra de entonces 19 años, hablando en un evento Under Armour de Berlín. ”Me tiró al agua y me ahogaba”. ”Luego me sacaba y me tiraba por segunda vez y pasó lo mismo. Siguió haciéndolo porque no quería creer que me estaba ahogando”.

Al final, el tío de Mardini interrumpió y señaló que los métodos de su hermano podrían no ser los más útiles. Pero la historia, aunque dulce, adquiere un significado misterioso cuándo te das cuenta de que se encontraba en una situación alarmantemente similar 14 años después, sólo que esta vez en el medio del océano.

Nacida en la capital siria de Damasco, Mardini era una nadadora talentosa.

De refugiada siria a nadadora olímpica-NATION




Luego vino la guerra civil de Siria, y como los disturbios en el país se intensificaron, ella se encontraría entrenando en piscinas donde el techo había sido volado por bombas.

”De repente, éramos precipitados fuera de la piscina a un lugar seguro. Pero luego regresamos a entrenar de nuevo, como si nada hubiera pasado, a pesar de que había tiradores afuera. ¿imagina eso? Estamos tan acostumbrados a la guerra”.

Su ciudad natal se volvió cada vez más inestable y Mardini y su hermana Sarah finalmente salieron de Siria, viajando a través de Líbano y Turquía antes de tratar de llegar a Grecia. Su destino final fue Mytilene, la capital de Lesbos, una isla griega cercana a Turquía. Los adolescentes esperaron en un bosque cerca de la cosa durante cuatro días, y finalmente se fueron al anochecer en la cuarta noche. A bordo del barco, se sintieron más tranquilos: finalmente, estaban en camino.

Sin embargo, aproximadamente a los 20 minutos de su viaje, el motor se detuvo.

De refugiada siria a nadadora olímpica-NATION

La mayoría de los que estaban a bordo de la barca (para seis, no para 20 personas) no podían nadar. Sin pensar, y sin otra alternativa, Mardini, Sarah y dos nadadores fuertes saltaron al mar para evitar que volcaran su bote. Las hermanas nadaron con el barco a remolque durante tres horas  y media, aferrándose a una cuerda que colgaba de un costado. El viaje original debería haber tomado sólo 45 minutos.

Había un niño de seis años llamado Mustafa con quien ella y su hermana habían estado jugando en el bosque unos días antes. Una vez en el barco, fue él quien la mantuvo en movimiento. ”Traté de ser realmente sonriente para él. No quería que viese que estaba cansada o que mirara hacia abajo y viese cómo se hundía el bote”.

Finalmente, las hermanas llegaron a las costas de Lesbos. sin pertenencias, salvo un par de zapatos donados por alguien al costado de la carretera, viajaron por Macedonia, Serbia, Hungría y Austria antes de llegar finalmente a Alemania.

Si bien Mardini todavía no está totalmente ”cómoda” con las aguas abiertas, no tiene miedo. De hecho, ella saltó nuevamente después de sólo una semana. ”Tal vez fueron cuatro días”, se contradice a sí misma, antes de demostrar una notable capacidad de recuperación: ”sigues adelante, creo”. ¿Qué más puede hacer?’

Mirando hacia atrás, el recuerdo no la llena de miedo. Ella ve la experiencia, aunque traumática, como algo definitivamente positivo.

De refugiada siria a nadadora olímpica-NATION




”Me siento orgullosa’, explica. ”Nadie en el barco se rindió. Es algo que no quiero volver a pasar nunca más y, si soy sincera, ojalá no lo hubiera pasado, pero también estoy agradecida. Ahora sé que soy lo suficientemente fuerte como para hacer muchas cosas en este mundo. Y me ha dado todas las oportunidades que tengo en mi vida”.

El mismo acto de nadar, también le ha ayudado con el proceso de curación. ”Cuando nado, dejo todo lo que pienso, salto al agua y sólo pienso en mis objetivos. Es el mejor sentimiento del mundo”.

Al llegar a vivir a Berlín, una de las primeras misiones de Mardini fue ubicar la piscina más cercana. Una traductora egipcia que conocía se puso en contacto con el club de natación Wasserfreunde Spandau 04 y pronto encontró un nuevo hogar para entrenar.

Apenas un año después de huir de Siria, Mardini compitió en los Juegos Olímpicos de Río en el primer equipo de refugiados. El 6 de agosto de 2016, ganó el heat de apertura de la mariposa de los 100 m, superando a su rival más cercano por un segundo.

El próximo entrenamiento es para los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio, pero mientras viaja por el mundo como embajadora de refugiados.

De refugiada siria a nadadora olímpica-NATION



”Represento a más que sólo Siria, representó a millones en todo el mundo”.

– Yusra Mardini.

También te puede interesar: Este hombre fue en bicicleta desde la India hasta Suecia, por amor


Comments

comments