Skip to content

¿Qué es y por qué es importante la salud mental?

La salud mental es un tema de vital importancia del que no muchos hablan pero deberíamos.

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud mental es: ‘un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades’. Este término abarca una amplia gama de actividades relacionadas de alguna manera con el componente de bienestar mental.

La mitad de las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años

A pesar de que la mitad de las enfermedades mentales comienzan en la adolescencia, la mayoría de los casos ni se detectan ni se tratan. La depresión ocupa el tercer lugar de morbilidad entre los jóvenes y el suicido es la segunda causa de muerte en personas entre ls 15 y 29 años de edad.

La salud mental se puede ver afectada por la inseguridad, la desesperanza, los riesgos de violencia y los cambios sociales, además de las experiencias personales ya sea en la familia, la escuela o el trabajo. 






La importancia de fomentar la resiliencia mental

Este concepto puede definirse como la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas. Reconocer la importancia que tiene la resiliencia mental es importante desde edades tempranas para poder hacer frente a los retos que plantea el mundo actual. Por fortuna cada vez hay más programas especializados en brindar ayuda para detectar los síntomas de un posible malestar mental.

Es mucho lo que se puede hacer para ayudar a crear resiliencia mental desde edades tempranas con el fin de evitar la angustia y las enfermedades mentales entre los adolescentes y los adultos jóvenes, así como para tratar las enfermedades mentales y lograr la recuperación. La prevención comienza por conocer y entender los signos y síntomas precoces que alertan de una enfermedad mental. Los padres y los profesores pueden contribuir a crear en los niños y adolescentes aptitudes que les ayuden a hacer frente a los retos que se encontrarán cada día en casa y en la escuela. En las escuelas y otros entornos comunitarios se puede prestar apoyo psicosocial, y, por supuesto, se puede iniciar, mejorar o ampliar la capacitación de los profesionales sanitarios para que puedan detectar y tratar los trastornos mentales.








La inversión pública y la participación de los sectores social, de salud y de la educación en programas integrales, integrados y basados en evidencias para la salud mental de los jóvenes son esenciales. Esta inversión debe vincularse con programas que den a conocer a los adolescentes y a los adultos jóvenes cómo cuidar su salud mental y que ayuden a sus compañeros, padres y maestros a saber cómo prestar apoyo a sus amigos, hijos y alumnos. Este es el objetivo del Día Mundial de la Salud Mental de este año.

En el mundo hay miles de personas que diario luchan una batalla con ellos mismos y su mente. Debido a que hablar de trastornos psicológicos se ha vuelto un tabú, generalmente estas personas no buscan ayuda y quedan solos. Normalicemos el hecho de acudir a un psicólogo y hablar al respecto, normalicemos la salud mental.

h/t: OMS



Comments

comments