Skip to content

Con 12 años abrió una escuela en el patio de su casa y da clases a niños necesitados

Junto con su abuela, el ‘profe Nico’ construyó una escuela en su patio para ayudar en la educación de más de 30 niños. Una iniciativa digna de admirar.

A pesar de que solo cuenta con 12 años, los 36 alumnos de Leonardo Nicanor Quinteros obedecen con precisión las instrucciones de su pequeño maestro. El niño eligió ayudar a otros chicos de los humildes barrios Las Piedritas I y II, ubicado en Pocito, en San Juan (Argentina). Por ello, creó la escuela “Patria y Unidad” en el patio de la casa de su abuela hace cuatro años.

Fue un 7 de julio del 2014 cuando “el profe” Nico, como lo conocen, decidió empezar su aventura en la Educación. Solo tenía ocho años. “Patria por los colores de la bandera y Unidad porque es lo que queremos de los niños”, explica, con mucha timidez, el pequeño profesor.






Patria y Unidad: la escuelita más famosa

“Patria y Unidad” no tiene reconocimiento oficial, claro está, pero los alumnos aprenden. Y todos en Pocitos, enclavada a unos 20 kilómetros de la capital de San Juan, reconocen la ubicación precisa de la escuelita ubicada en el patio de la abuela Ramona. Policías, maestros, kiosqueros y niños pueden señalar tranquilamente, con mayor o menor precisión, dónde está.

La pobreza reina en la escuelita de Leonardo Nicanor Quinteros

Además de la solidaridad y las ganas de enseñar de Nico, la pobreza es otra protagonista del lugar. En Patria y Unidad, las puertas son dos elásticos de camas viejas. Las paredes, de cartón, chapa y nylon. Adentro los espacios son mínimos: tres aulas, de dos por dos, divididas por telas que hacen las veces de cortinas. Cada sala tiene su pizarrón y un tacho de lata donde se guardan pequeños trozos de tizas. Hay un jardín de infantes, donde los niños se sientan en ladrillos alrededor de una mesa. “Vienen niños de dos años… Allí primero empiezan jugando”, explica con naturalidad Nico. Las otras dos aulas son para grados superiores (1° y 2° una y 5° y 6° otra). Afuera están los bancos para los estudiantes de 3° y 4° grado, además de un mástil con la bandera argentina y hasta una campana para llamar al recreo.






La jornada de estudios en la famosa escuela

Nico atiende sus propias obligaciones escolares en las mañanas. Por ello, el horario escolar de Patria y Unidad inicia a las 2:00 p.m. y termina a las 6:00 p.m., aunque a veces pueden extenderse algunas horas más. La gran mayoría de los 36 alumnos son niños que buscan reforzar los conocimientos que adquieren en sus escuelas. “Pero puede venir cualquier persona, y no sólo los del barrio”, declara Nico durante entrevista al diario argentino Clarín.

El niño se toma su labor de profesor muy en serio. “Están aprendiendo, no vienen a jugar”, dice. Y quien puede testificar acerca de lo estricto que es el pequeño maestro es Mirta Donoso, quien tiene 40 años y es la mayor de la clase.

“A veces le pregunto si una cuenta está bien o mal, sino me pone un uno así de grande”, narra la mujer que camina más de media hora bajo el sol para llegar a la escuela. “Mimí” relata, entre lágrimas, que gracias a Nico ya puede escribir su nombre.






La construcción de un sueño

La historia del pequeño profesor se difundió en marzo y, desde entonces, los premios y los reconocimientos se multiplicaron. Sin embargo, el sueño de Nico es ampliar su escuela: “Me dijeron que iban a construir un salón para dar clases, la idea es que el año que viene ya esté listo”, se entusiasma.

Sin embargo, como no había novedades de las promesas de apoyo que le dieron al niño, su abuela Ramona decidió ayudar en la construcción de los anhelos educativos de su nieto: pidió un crédito para comprar materiales de construcción para iniciar con el mejoramiento de la infraestructura de “Patria y Unidad”.

h/t: La República