Skip to content

Abuelito de 80 años hace juguetes para niños necesitados desde hace 50 años atrás

Este abuelito  ha sido apodado el Santa Claus de la vida real, ya que por 50 años ha fabricado y donado cientos de juguetes para niños necesitados. 

Jim Annis es un veterano de guerra estadounidense de 80 años que se ha convertido en el Papá Noel de la vida real, ya que lleva más de 50 años elaborando juguetes de madera para donar en cada Navidad a los niños necesitados.





 

Y es que desde 1970, cada año Jim realiza aproximadamente 300 juguetes de madera hechos a manos para donar a una organización llamada Salvation Army of Stanford para que sean distribuidos a las familias necesitadas y llevarles un poco de alegría en cada Navidad, ya que en su niñez su propia familia tuvo muchas dificultades económicas que impedían que él y sus hermanos recibieran regalos en las fiestas navideñas.

En una entrevista con Bored Panda, Jim comentó al respecto: “Mi papá trabajaba, pero no ganaba mucho dinero. Es difícil tener una gran celebración de navidad cuando tienes cinco hijos”. Y es por esta experiencia que el estadounidense mantiene su labor de hacer los juguetes cada año, en la que aproximadamente gasta $1000 USD y en algunas ocasiones recibe donaciones de materiales de sus vecinos. 





 

Sin embargo, Jim comentó que lo más importante es hacer felices a los niños “Me encanta cuando las personas me preguntan cuánto gano por hacer estos juguetes. Les digo que mi paga es cuando veo las sonrisas en las caras de los niños”. 

Con los años, Jim ha mejorado sus habilidades con la madera y para cada Navidad realiza diferentes diseños para que los pequeños puedan disfrutar jugando con muñecas, carritos, camiones de bomberos, etc. Mientras que otros de sus diseños son de alcancías de animales para promover el ahorro desde la niñez.





 

Adicionalmente, Jim mencionó en la entrevista que espera continuar haciendo los juguetes de madera por muchos años más y se mostró agradecido con las miles de personas que han aplaudido su noble labor por su enorme compromiso y dedicación con los niños.