Skip to content

Abuelito que dormía en su carro y cuidaba a gatos sin hogar, recibió ayuda

El anciano de 75 años ahora cuenta con un hogar, gracias a la labor de un activista y un grupo de colaboradores. 

Un activista de Malasia llamado Ebit Lew, compartió en sus redes sociales la situación que estaba atravesando un anciano de 75 años que lamentablemente no contaba con un hogar y estaba viviendo en su carro por más de dos meses por la falta de recursos económicos y a pesar de sus carencias, el abuelito ayudaba a unos gatos, que como él vivían en la calle.






En su cuenta de Facebook, el activista mencionó que conoció al hombre por casualidad y se dio cuenta que dormía en su automóvil debajo de un puente en Kuala Lumpur, capital de Malasia, y le sorprendió que aunque él no contaba con recursos suficientes, compartía lo poco que tenía con unos gatos sin hogar, dándoles agua, alimentos y refugio en su coche.

Ebit relató sobre la situación en su cuenta de Facebook para ayudar a generar conciencia acerca de las dificultades que pasan las personas sin hogar en su día a día y escribió: “Impactado y triste por escuchar a un hombre de 75 años durmiendo en un coche durante dos meses bajo el puente de Jejantas, cerca de Central Market en Kuala Lumpur. Es una buena persona, cuida a gatos en su coche. Es triste ver la condición de este hombre, ya que no cuenta con nadie. Dijo que su vida cayó por las escaleras y de repente comenzó a llorar”.






Adicionalmente, el activista mencionó que gracias a la bondad de otras personas, pudo servir de intermediario para conseguirle una casa al abuelito y en su publicación relató cómo fue la reacción del hombre cuando se lo contó: “él seguía llorando. ¿Por qué estás llorando? Muchas personas ayudan y nunca pensé que podría conseguir una casa de inmediato. Planeamos encontrar un refrigerador, lavadora y cama, pero el hombre dijo que está bien, que conseguir una casa es suficiente…  Esto es demasiado, estoy avergonzado. ¿Cómo se supone que debo devolverlo? Solo la oración es suficiente”.

El activista continuó su relato y mencionó: “Esta es la bendición del hombre que ama a los gatos. Alá da sustento. Nos conocimos y le di algo de dinero. Lo llevé a Elewsmart para comprar comida para gatos, arena para gatos y suministros de comida”. Y concluyó deseando que “el hombre siempre esté sano y todo se alivie. Que sea una razón para la bondad”.





 

Ebit compartió varias fotografías del suceso donde se puede apreciar la gratitud del anciano, al recibir ayuda de un completo extraño y de las demás personas que intervinieron para que ahora cuente con un hogar y un espacio seguro para continuar cuidando de sus gatos.