Skip to content

Abuelito se disfraza de Santa y pasea gratis a los niños en su moto trineo

Un abuelito oaxaqueño que invirtió sus ahorros para regalar felicidad a todos los que pasean de forma gratuita en su trineo

Estamos en una de las épocas más bonitas del año, pues muchas personas se esfuerzan día a día para intentar sacar lo mejor de sí mismas. La Navidad es sin duda una de las mejores oportunidades para ayudar a los demás y demostrarle a las personas cercanas que las queremos.




Jerónimo Flores Laguna, un abuelito de Oaxaca México, no se ha quedado atrás con la idea de ser una mejor persona para ayudar a otros y ha hecho algo mágico para las fechas navideñas.

Don Jerónimo transformó su mototaxi en un trineo decorado de Navidad para dar paseos gratis a los niños y familias de su comunidad. El vehículo lo decoró al frente con la cara de Santa, al centro lleva un árbol de navidad y un nacimiento y por la parte trasera jala una estructura en forma de trineo por las calles de Oaxaca; todo adornado con luces de neón navideñas que le dan el último toque al trineo.

Además del esfuerzo, creatividad y dedicación para diseñar este mototaxi-trineo, Don Jerónimo invirtió sus ahorros (alrededor de 12 mil pesos) para regalar felicidad a todos los que pasean de forma gratuita en él.




La historia es tan especial y conmovedora que rápidamente se volvió viral en redes sociales, gracias a un video grabado y publicado por Arturo García, uno de los afortunados en pasear en este trineo.

Inmediatamente los medios locales contactaron a Don Jerónimo para hacerle una entrevista y agradecerle este gran acto de bondad y diversión. En la entrevista Don Jerónimo comentó que no es la primera vez que realiza estos paseos, pues lleva haciéndolos desde el 2012 y en diferentes festividades.

Don Jerónimo ha decorado previamente su mototaxi para el día de la Independencia y para Halloween. Pero aseguró que este año es el que más feliz lo ha vuelto, pues ahora agregó un trineo.




“Este año se me ocurrió construir un trineo para pasear a mis hijos y a los niños gratis, sin cobrar nada. Seguiré esto hasta que Dios me de vida.”

Gracias Don Jerónimo por recordarnos que todavía existen muchas buenas personas en este mundo a quienes lo único que les importa es regalar felicidad. ¡Aplausos!