Skip to content

Centro para discapacitados construído por mujeres gana premio internacional de arquitectura

El centro para discapacitados está hecho con materiales sostenibles y fue construído con la participación de todas las mujeres de la comunidad. 

En el 2020 un grupo de mujeres construyó un impresionante centro de servicios para personas con discapacidades en una aldea llamada Rudrapur, en Bangladesh para ayudar a visibilizar y dar asistencia a este grupo de personas.

La obra fue dirigida por Anna Heringer quien resaltó la importancia del Centro Anandaloy para brindar ayuda a los discapacitados puesto que son “Raros en el país e inexistentes en las zonas rurales”.





 

De esta manera, Anna y su equipo involucraron a las mujeres de la comunidad para que sean parte de la construcción, enseñándoles sobre los materiales y procedimientos necesarios para hacer el hermoso centro en la que crearon una estructura de bambú y barro con el propósito de que sea más sostenible y que realce la identidad de los habitantes de Rudrapur por la disponibilidad de estos materiales.





 

Anna y su equipo comentaron sobre esta decisión: “La técnica tradicional de construcción local con arcilla permite levantar muros sin necesidad de ningún sistema de encofrado. Ese método permite construir paredes curvas con extrema facilidad. Por esta razón, a diferencia de la mayoría de las demás construcciones de la región, el Centro Anandaloy es una estructura dinámica, moldeada por la maleabilidad de la arcilla”.

Otra característica importante de la estructura es que también se utilizó bambú para hacer el techo y para la construcción de los pilares, permitiendo tener un hermoso diseño final.





 

La comunidad quedó muy feliz con el trabajo de las mujeres y el resultado final fue reconocido por los Premios OBEL 2020 al ser galardonado internacionalmente con un premio que reconoce las contribuciones arquitectónicas sobresalientes para el desarrollo humano.

Finalmente, el grupo inauguró la obra del centro para discapacitados y también crearon un espacio para que la comunidad tenga un taller textil donde las mujeres pueden desarrollar su talento y tener una oportunidad de negocio para vender en las ferias locales, con el objetivo de alcanzar un crecimiento económico.