Skip to content

Conserje cae de rodillas de la emoción después de enterarse que sus compañeros le compraron un carro

Sus compañeros de trabajo no dudaron en ayudarlo, cuando se enteraron de todos sus esfuerzos para acudir a la escuela cada día.

Esta hermosa historia ocurrió en Germantown, Estados Unidos cuando el personal de una escuela primaria llamada Farmington Elementary School decidió apoyar al conserje Robert Reed  de 60 años con una recaudación de dinero para poder comprarle un carro.

Y es que Mr. Reed (como lo llaman todos los estudiantes y los compañeros de trabajo) tenía que tomar tres buses y caminar 3 kilómetros para llegar a la escuela a tiempo y el mismo recorrido para poder regresar a su casa en la noche, ya que aunque su jornada laboral terminaba a las 3:00pm por todo el trayecto que tenía que hacer llegaba a su casa después de las 7:00pm.





 

Cuando sus compañeros se enteraron de todo el esfuerzo que hacía Robert para acudir a tiempo todos los días, no dudaron en ayudarlo y decidieron organizar una recaudación por medio de la página de GoFundMe donde resaltaron todo el amor y dedicación que pone en su trabajo y lo importante que sería para él tener un vehículo para reducir el tiempo de traslado y también porque él quería emprender en un negocio de jardinería por las tarde.

Al siguiente día se reunió el staff de la escuela y le dieron la gran sorpresa a Mr. Reed comunicándole que a través de la campaña de GoFundMe muchos de los padres de familia de los estudiantes también colaboraron y en tan sólo 20 horas lograron recaudar $7000 USD para el carro.





 

Cuando Mr. Robert escuchó la noticia, cayó de rodillas por la gran sorpresa y se mostró profundamente agradecido con sus compañeros por su generosidad y por haberlo considerado para ayudarle a comprar el carro que tanto anhelaba.

Posteriormente, cientos de personas se enteraron de la recaudación tras la difusión de la historia del conserje y más de 1200 donantes ayudaron a recolectar casi $50.000 USD a través de la página de GoFundMe.





 

De esta manera, Robert no solamente obtuvo un carro sino también los fondos para iniciar su negocio de jardinería que realiza con el mismo amor que le pone a su trabajo en la escuela, por el cual se ganó la admiración y respeto de todos sus compañeros, de los estudiantes y de los padres de familia por su gran dedicación.