Skip to content

Quemaron su carrito de comida, pero la comunidad se unió para ayudarlo

Sin duda un gran ejemplo de apoyo comunitario y de perseverancia.

David Olalekan Kamson Odesanya es originario de Nigeria pero en el 2017 decidió mudarse a Reino Unido donde aspiraba a trabajar y tener su propio restaurante. 

De esta manera emprendió con tan sólo 70 libras esterlinas y empezó con un pequeño asador en su casa donde preparaba comida tradicional africana, que fascinó al vecindario.





 

Progresivamente, empezó a tener renombre y trabajaba ofreciendo banquetes para eventos que le permitieron ahorrar para estar más cerca de tener su propio lugar de comida.

Con mucho esfuerzo y dedicación David logró cumplir su sueño al comprarse un ‘food truck’ (camión de comida) y se convirtió en uno de los lugares preferidos de las personas en esa zona de Mánchester. 






Adicionalmente, David siempre fue una persona muy agradecida y solidaria y ayudaba alimentando a personas sin hogar o con dificultades económicas. 

Sin embargo, un tiempo después un vecino que no estaba de acuerdo con el camión le prendió fuego y terminó destruyéndose en su totalidad. 






David sintió mucha impotencia por lo sucedido y manifestó: “Estos actos de odio no deberían quedar impunes. Es malo y es triste. Todos los niños a los que alimento, las personas sin hogar a las que ayudo son negras y blancas porque para mí no existen los colores. Soy un hombre de la comunidad y debería ser tratado como uno. Sigo intentando alimentarme y proteger mi alma, pero alguien me odia. Alguien quemó este regalo que Dios me dio para no pasar hambre”.

La historia de lo sucedido tuvo mucho eco en Inglaterra ya que se consideró que fue un acto de violencia y de racismo porque David sufría constantemente discriminación de algunas personas que le decían que debía irse del país y que un inmigrante no debía emprender negocios ahí.

Y aunque atravesó por momentos difíciles la comunidad y amigos de David lo respaldaron y una persona inició una campaña en GoFundMe para recaudar fondos y comprar un nuevo camión de comida. 

Y para sorpresa de él, la campaña logró recaudar más de 85.000 libras esterlinas lo cual le va a permitir retomar su sueño.

Ante esto David comentó: “El agradecimiento de las personas cuando les sirvo comida vale mucho más que todo el dinero que pueda recibir, pero con él podré alimentar a las personas sin hogar”.