Skip to content

Electricista consigue voluntarios para reconstruir casa de mujer de 72 años

Una hermosa historia de solidaridad de la comunidad para restaurar gratuitamente la casa de una adulta mayor. 

John Kinney es un electricista que radica en Massachusetts, Estados Unidos y recientemente le llamaron para trabajar para una mujer de 72 años quien tenía un problema eléctrico en su casa. 

Al acudir al domicilio de Gloria Scott, John se dio cuenta que adicional al problema eléctrico la casa de la señora tenía varios inconvenientes con la infraestructura, ya que la mayoría de las luces no prendían, el techo se estaba desmoronando, la cañería no funcionaba adecuadamente, no tenía agua potable, entre muchos otros inconvenientes.

Al ver esta situación John decidió ayudar a Gloria, quien además tiene problemas económicos puesto que no tiene familiares quienes la puedan asistir y solamente vive de su pensión que no es suficiente para cubrir todas sus necesidades. 





 

Por lo tanto, John empezó a trabajar en otras áreas de la casa y junto con la ayuda de varios voluntarios repararon lo más inminente que veían en la casa de Gloria. 

Sin embargo, la casa aún tenía muchos problemas de infraestructura, por lo que John decidió organizar una campaña para recaudar fondos y poder conseguir herramientas y materiales que les ayudarían a mejorar la casa de la señora.





 

Además, John logró conseguir personal profesional para que le ayuden con trabajo voluntario y transformar la casa arreglando los problemas de cableado eléctrico, sistema sanitario, remodelar el techo, tumbado, jardín, pintar las paredes, etc. 

Hasta ahora han logrado recaudar más de $110.000 USD y muchas personas se han sumado a la iniciativa de apoyo para la casa de Gloria y crearon una página en Facebook llamada ‘Gloria’s Gladiators’ (Los gladiadores de Gloria) donde publican los avances en la remodelación de la casa. 





 

De esta manera la historia se dio a conocer aún más llegando a tener más de 14.600 miembros en el grupo de Facebook donde la comunidad se ha sumado tanto económicamente como donando comida casera para los voluntarios y generando conciencia del apoyo hacia las personas necesitadas. 

Por supuesto, Gloria se muestra eternamente agradecida por la ayuda que recibe de miles de personas y especialmente con John por su nobleza y apoyo incondicional para restaurar su casa.