Skip to content

Enfermera peina a sus pacientes en sus ratos libres: ”Quiero que se sientan amados”

“Todo el mundo tiene una historia que te pondrá de rodillas… La vida es dura y por eso creo que es muy importante ser amable, paciente y pasar tiempo con las personas”, dijo la enfermera Brooke Johns.

Además de los cuidados médicos, el acompañamiento y cuidado que brindan los enfermeros hacia los pacientes es fundamental durante el tiempo que pasan en los centros de salud, sobretodo porque a través de su trabajo pueden generar una conexión muy especial que puede cambiar por completo la experiencia en los momentos de vulnerabilidad cuando se está enfermo.





 

Brooke Johns, una enfermera de 40 años del Hospital Southern Hills en Las Vegas, Estados Unidos, tiene muy claro la importancia de generar conexiones con los pacientes en su trabajo y por esto además de realizar con mucho amor todas las responsabilidades de su profesión, también ha llevado su vocación más allá y a lo largo de su carrera siempre se ha preocupado de brindar cariño y atención a cada uno de sus pacientes.

Adicionalmente, Brooke ha encontrado una manera muy especial de ayudar a los pacientes y en sus días libres regresa al hospital para cortarles el cabello y peinarlos. Este gesto se volvió particularmente importante durante la pandemia de COVID-19, ya que cuando se implementaron protocolos más estrictos para reducir el número de visitas, muchos familiares y amigos de los pacientes no podían ayudarlos con ciertos cuidados y ella se encarga de mimarlos para que se sientan un poco mejor.





 

Además, Brooke explicó al medio Good Morning America que considera que brindar este tipo de atenciones a los pacientes puede ayudarles a mantener la moral en alto y les ayuda a distraerse un poco de la situación que están viviendo. “Siento que hay algo muy especial en cepillar el cabello de alguien. Es algo simplemente relajante y que te conecta con ellos”, agregó.

Adicionalmente, la enfermera comentó que tuvo un episodio con una paciente que la marcó y relató que la mujer “tenía el cabello muy enmarañado en la espalda. Ella estaba muy débil y no podía cepillarse el cabello. Le dije: ‘¿Quieres que te cepille el pelo?’ “, y desde entonces comprendió que este pequeño gesto podía cambiar el día de sus pacientes.






Por otra parte, Brooke mencionó que en la mayoría de las ocasiones no ven nuevamente a los pacientes una vez que son dados de alta, pero ella se siente feliz de poder generar un lazo especial durante el tiempo que permanecen en el hospital.

“Todos estamos programados para la conexión. Somos seres sociales y lo necesitamos… Todo el mundo tiene una historia que te pondrá de rodillas. La vida es dura y por eso creo que es muy importante ser amable, paciente y pasar tiempo con las personas”, concluyó la enfermera.