Skip to content

Este equipo de futbol construyó un hospital infantil junto a su estadio

En cada partido todos voltean y saludan a los niños que están ingresados.

El hospital infantil Steady Family de EE. UU. está construido delante del estadio Kinnick donde juega el equipo de fútbol americano de Iowa, pero no es solo conocido por eso. Resulta que hace años comenzaron a tomar una costumbre que le ha hecho ganar fama en todo el mundo de una manera entrañable.

Los pequeños que se encuentran ingresados en el hospital tienen una vista privilegiada del campo y, justo cuando está por comenzar el partido, todos los espectadores se voltan hacia el hospital y los saludan de una manera muy especial. El hospital pertenece a la Universidad de Iowa y está diseñado a propósito con grandes ventanales situado justo enfrente del estadio, de manera que la vista es simplemente envidiable.





El estadio tienen un espacio para albergar a 70,000 personas las cuales van a animar cada semana a su equipo, los Hawkeyes, y para ello van todos vestidos con los colores del equipo, un amarillo que convierte al estadio en una marea dorada que se mueve de manera unísona para saludar a los pequeños que se encuentren en el edificio. Muchos seguidores saludan con las manos, otros levantan sus teléfonos móviles encendidos para dar una imagen más bonita del momento etc.





Este acto, el cual comenzó como algo anecdótico hace algunos años, se ha convertido ya en tradición, así que los pequeños esperaban cada semana a que comenzara el espectáculo deportivo, no solo por disfrutar de manera gratuita de buenas vistas del campo, sino por el saludo caluroso de los seguidores del equipo.





“Los Hawkeyes de Iowa construyeron un hospital para niños en frente del estadio. Solo niños del hospital y sus familiares tienen acceso a esa área durante los días de partido. Después del primer cuarto del juego, piden a todo el estadio que se dé la vuelta y salude a los niños. Bien hecho, Iowa, es increíble. Por favor, recen por esta pequeña niña y todos los niños en este hospital y en todo el mundo que están injustamente sufriendo”

Sin duda es un gesto honorable y digno de admiración.