Skip to content

Estación de autobuses fabrica camas con llantas reutilizadas para perritos de la calle

Esta historia demuestra que hasta los actos más sencillos de solidaridad con nuestros amigos de cuatro patas les puede cambiar la vida por completo.

Los empleados de una estación de autobuses en Brasil se hicieron los mejores amigos de tres perritos en situación de calle. Todo comenzó cuando los trabajadores veían a los perros deambular por las zonas aledañas a la estación.





Con la mejor intención del mundo, estos trabajadores decidieron acogerlos y comenzaron a dejarles agua y comida cerca de las puertas de la estación. Los empleados comenzaron a encariñarse con los animales y los nombraron Max, Pitoco y Zoinho quienes comenzaron a lucir mejor gracias a la comida que les brindaban. Los tres perritos veían a la estación de autobuses como su nuevo hogar y a los empleados del lugar como su nueva familia.

La convivencia iba muy bien pero las condiciones del clima comenzaron a cambiar cuando el invierno llegó y el frío amenazaba con complicar la situación de los animalitos que seguían viviendo en la calle. Es por eso que estas personas decidieron actuar y hacer algo por ellos.





Encontraron la solución más factible y económica para poder darles una cama caliente a los perritos donde pudieran dormir. Consiguieron llantas y las rellenaron con mantas para que estuvieran cómodas y calientes. Pusieron las llantas dentro de la estación y los perros no tardaron en recostarse.





La expresión de los perritos lo dice todo, se encontraban felices y seguros gracias a las personas con corazón enorme que les ayudaron en su situación tan complicada.



¡Calificanos!

Comments

comments