Skip to content

Este hombre dotó de electricidad a toda su aldea con pedales de bicicleta y el compresor de un refrigerador

Genera esperanza en uno de los países más pobres del mundo, donde solo el 11% de la población tiene acceso a la electricidad.

El protagonista de esta historia es Colrerd Nkosi, un hombre de 38 años originario de Malawi, que encontró la manera de dotar de electricidad a su aldea para ayudar al desarrollo de su comunidad.





 

Todo comenzó cuando Colrerd regresó a su natal Yobe Nkosi, una aldea en una zona rural que como gran parte del país africano, no cuenta con servicios de energía eléctrica. Sin embargo, como él tuvo la oportunidad de estudiar y vivir en zonas más desarrolladas reflexionó sobre la importancia de la electricidad para las actividades diarias y decidió experimentar para generar electricidad de alguna forma.

Posteriormente, Colrerd notó que la corriente del río Kasangazi que pasa frente a su casa era capaz de mover los pedales de su bicicleta y aunque no tenía experiencia como electricista, probó con un dinamo y finalmente llevó electricidad a su casa.

 





 

Esta rústica forma de generar energía maravilló a los vecinos de Colrerd y poco a poco empezaron a llegar a su casa para recargar sus celulares. Posteriormente, el hombre decidió encontrar la manera de ampliar el suministro para ayudar a sus vecinos. “Hice una turbina hidroeléctrica con el compresor de un refrigerador, brindando electricidad a seis casas”, explicó al medio AFP.

Luego del éxito de este ingeniero autodidacta, realizó una turbina más grande que proporciona electricidad a 1000 hogares de su aldea y esto también ha representado un beneficio para disminuir la deforestación en la región, ya que ahora las personas no necesitan cortar árboles para obtener carbón.





 

De esta manera, Colrerd ha logrado llevar esperanza para el desarrollo de su aldea y además de brindar electricidad a los hogares también lo hizo para la escuela local. 

“En el pasado, teníamos que estudiar a la luz de las velas y cuando no había dinero para comprar velas, no podíamos estudiar. Ahora que tenemos acceso a la electricidad, muchos más de nosotros pasaremos nuestros exámenes”, expresó a la AFP, Gift Mfune, un estudiante de Yobe Nkosi.

Adicionalmente, Colrerd mencionó que su sueño es poder llevar electricidad a toda la región y luego de la difusión de la increíble labor que está realizando en su aldea, el Ministerio de Energía de Malawi se comprometió a colaborar con el proyecto para poder ampliarlo a las 18.000 personas que habitan en aquella región y así ayudar a que más personas se beneficien de este servicio, puesto que actualmente solo el 11% de la población nacional está conectada a la red eléctrica.