Skip to content

Familia adopta a un abuelito de 108 años que vivía solo bajo un árbol

Fue un maravilloso gesto de solidaridad y bondad. 

Una familia mexicana decidió adoptar a Don Felipe, un abuelito de 108 años que se encontraba en una difícil situación viviendo completamente solo bajo un árbol y en la intemperie de las calles. 






Todo ocurrió cuando Karla Delgado conoció por casualidad a Don Felipe en el estado de Coahuila al norte de México y a través de su cuenta de Facebook, Karla contó en una publicación sobre su odisea: 

“El es Don Felipe Reyes. Les platico rápido amigos… Iba caminando por la calzada del Tec, con su bolsita de botellas. No dudé en regresarme y ofrecerle un ride. Él aceptó porque el sol estaba muy fuerte. Lo subí al carro sin importar el tráfico que ocasioné, le pregunté dónde se quedaba y me dijo que en una plaza debajo de una palma muy grande. Les juro que se me rompió el corazón. Le di vueltas a todo Torreón Jardín buscando la plaza porque ni él sabía dónde se ubicaba. En el camino, él me dijo que tiene 108 años, tuvo tres esposas y 11 hijos… Mi pregunta es ¿Dónde están esos hijos? ¿Por qué lo abandonan, si un padre o un abuelo es lo más hermoso que la vida te puede dar?”.






Posteriormente, la publicación de Karla se viralizó y recibió muchos comentarios de apoyo y agradecimiento por haber ayudado a Don Felipe y algunas personas también le ofrecieron asistencia económica y víveres para contribuir con los cuidados del abuelito, quien ahora está muy feliz de haber sido adoptado por Karla y su familia, puesto que ahora el tiene personas que lo cuidan, lo escuchan y le dan todo el amor que él necesitaba.

En otra publicación, Karla compartió una actualización sobre el estado del abuelito y escribió: “Así quedó Don Felipe, bañadito, cambio nuevo y lo mejor, con una cena en familia. Gracias por las compartidas, sus buenos deseos y los mensajes recibidos. Este hermoso gesto hacia él, es en honor a mis abuelos Blas y Angelita, que están en el cielo”.





 

De esta manera, Don Felipe está empezando una nueva etapa, ya que gracias a que Karla compartió su historia, logró conseguirle una casa temporal en un albergue y finalmente el DIF de Torreón (Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias) encontró un hogar definitivo en la Casa del Anciano del Padre Estala, donde recibe cuidados especiales, ya que fue diagnosticado con demencia senil. Sin embargo, Karla continúa con su fiel compromiso de ayudarlo, lo visita todos los días, le lleva alimentos, ropa, artículos de higiene personal y por supuesto conversan y lo acompaña porque lo considera como su familia.