Skip to content

Maestra pide que lleven mochilas con útiles escolares en lugar de flores para su funeral

Llevó su amor por la educación, más allá de su vida. 

Sin duda el impacto que tienen los educadores en la vida de las personas es muy significativo, en especial cuando se trata de maestros que tienen una verdadera vocación y compromiso por su profesión, esforzándose día a día para realizar un trabajo que es realmente admirable. 

La profesora estadounidense Tammy Waddell fue un gran ejemplo del compromiso por el aprendizaje, ya que durante toda su carrera profesional destacó por su arduo trabajo en pro de sus estudiantes y defendió la importancia de la educación hasta el final de su vida. 






Tammy se ganó la admiración de miles de personas puesto que durante 30 años trabajó como maestra de primaria en varias escuelas de Forsyth en el estado de Georgia y fue una gran promotora de hacer las cosas por amor y en servicio de los demás, inspirando a cientos de estudiantes e incluso a su hijo y su primo, quienes siguieron su misma profesión. 

Lamentablemente, Tammy falleció después de una larga batalla contra el cáncer pero su compromiso por la educación continuó, gracias a un pedido que hizo unos días antes de morir a sus familiares, amigos y colegas: deseaba que en su funeral, lleven mochilas con útiles escolares en lugar de flores, para donarlos a los niños necesitados.






Tras la difusión del pedido de Tammy en sus últimos días, cuando falleció en junio del 2018, decenas de personas se unieron y contribuyeron a su noble causa, tal como lo comentó su primo, Brad Johnson en una entrevista con CNN “Esto muestra el tipo de maestra que era. Fue un reflejo de su corazón ya que ella fue maestra primero, hasta el final”.

De esta manera, Tammy continuó inspirando a miles de personas promoviendo la importancia de la educación, tal como lo mencionó su hijo, Kevin Waddell: “Parte de lo que amaba de mi mamá era la pasión que tenía como maestra. Ella tenía una enorme pasión por la alfabetización y creía que todos los niños merecían la oportunidad de aprender. Mi mamá vivía la vida amando a los demás y nunca se preocupó por la atención… solo estaba concentrada en el amor”.





 

Finalmente, los familiares y colegas de Tammy cumplieron su último deseo y distribuyeron las donaciones para los niños más necesitados.