Skip to content

Mamá que dejó faltar a su hijo a clase por no tener comida, recibe ayuda

No quería que su hijo pasara hambre.

La pandemia del COVID-19 ha generado una grave crisis económica en todo el mundo y una de las regiones que más ha sufrido ha sido Latinoamérica donde los índices de desempleo y pobreza han crecido exponencialmente, afectando a millones de familias, como es el caso de María Pilar Núñez, una mujer de 29 años originaria de Chile que perdió su empleo y desde entonces se queda en casa para ayudar a sus dos hijos de 4 y 6 años con sus estudios y otras necesidades.






Aunque el esposo de María Pilar había podido laborar ocasionalmente ofreciendo sus servicios de plomería, con el establecimiento de una nueva cuarentena en la ciudad de Rancagua en el centro de Chile, el no contaba con un permiso para poder trabajar y por esto el dinero de la familia se volvió cada vez más escaso, a tal punto que en una ocasión no contaban con alimentos.

Ante esta situación, María Pilar prefirió no despertar a su hijo de 6 años para que se conecte a sus clases en línea, ya que no quería que pasara hambre desde temprano y mandó un mensaje a la profesora para que disculpara a su hijo puesto que no iba a faltar a clases por flojo, sino porque lamentablemente casi no contaban con comida. 

Cuando la maestra recibió el mensaje de María Pilar por WhatsApp, decidió compartirlo para solicitar ayuda, porque estaba totalmente conmocionada por el pedido de la mamá que decía lo siguiente:

“Hola buenos días tía, tía (el nombre del niño) no se va a poder conectar por algo personal me da pena contarle pero le voy a decir para que no piense que faltó por flojo. Hoy no tengo pancito para que tome desayuno y para el almuerzo tengo para hacer un arroz nomás solito, así para que no pase hambre no lo quiero despertar temprano. Le agradecería mucho su comprensión y si me pudiera mandar lo que están haciendo para hacer a lo que despierte y mandarle las fotos de las tareas”.






La captura de pantalla de la conversación se volvió viral en Chile e incluso fue compartida por el reconocido filántropo chileno, Leonardo Farkas, quien solicitó ayuda a través de sus redes sociales para poder contactar a la mamá en apuros y depositarle 1 millón de pesos chilenos, equivalente a aproximadamente $1400 dólares. 

Por otra parte, miles de personas ayudaron a la familia y el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto los visitó y los apoyó con tres meses de arriendo, les entregó cajas con alimentos y otorgó al esposo de María Pilar un permiso de circulación en cuarentena para que pueda salir a trabajar.






En una entrevista con el medio CHV Noticias, María Pilar contó que nunca se imaginó que el mensaje que envió a la maestra se iba a viralizar, “no pensé que iba a pasar todo esto. Fue emocionante, era un milagro que no esperé. Yo no quería nada y llegó todo esto” y finalizó agradeciendo a todas las personas que los apoyaron y mencionó que su hijo retomó sus clases “el nunca falta, fue solamente ese día y de ahí no va a faltar más tampoco, no me gusta que falte y aparte a él le gusta aprender”.