Skip to content

Campeona olímpica subasta su medalla para salvar la vida de un bebé enfermo

La deportista subastó su medalla para salvar a un bebé de 8 meses que requería una cirugía cardíaca.

Maria Andrejczyk es una atleta polaca que ganó una medalla de plata en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la modalidad de lanzamiento de jabalina y aunque este logro representó una gran alegría para ella y su país, este se transformó en un acto de solidaridad que generó la admiración de millones de personas, tras decidir subastar su medalla para ayudar a un bebé enfermo.





 

Maria, quien en el 2018 fue diagnosticada con cáncer de huesos y logró superar la enfermedad, se enteró que un bebé polaco de 8 meses llamado Miloszek Malysa necesitaba ser trasladado a Estados Unidos para hacerle una cirugía cardíaca urgente, pero sus padres no contaban con los recursos suficientes para hacerlo.

Ante la situación, la deportista inició una subasta de su medalla de plata con la esperanza de recaudar $180.000 USD para ayudar a Miloszek y empezó la puja en 44.000 euros (aproximadamente $51.000 USD) y al poco tiempo logró superar los 100.000 euros (aproximadamente $116.000 USD) gracias a la colaboración de distintas personas e instituciones.





 

Maria estaba muy agradecida por la respuesta de las personas y en una entrevista con la televisión polaca señaló: “El valor real de una medalla siempre permanece en el corazón. La medalla es solo un objeto, pero puede ser de gran valor para otros. Esta medalla de plata puede salvar vidas en lugar de acumular polvo en un armario y es por esto que decidí subastarla para ayudar”.

Finalmente, la medalla de plata de la deportista fue comprada por la marca Zabka Polska (una cadena de tiendas de alimentación), pero lo que la deportista no se esperaba era que ellos se la iban a devolver en reconocimiento y respeto a su logro deportivo en los Juegos Olímpicos. 





 

Al respecto, la cadena de supermercados escribió en su cuenta de Twitter: “Nos conmovió mucho el gesto de nuestra atleta olímpica, por lo que decidimos apoyar la recaudación de fondos para Milos, pero también decidimos que la medalla se quedara con Maria”

De esta manera, la familia de Miloszek pudo recibir los fondos para poder salvar su vida en la operación cardíaca y la deportista pudo conservar su presea y tener la satisfacción de haber ayudado a su pequeño compatriota.