Skip to content

Niñas se solidarizan con su querida maestra y se cortan el cabello para donárselo

Fue su manera de demostrarle su apoyo incondicional.

Esta tierna historia de solidaridad ocurrió en Brasil cuando una mujer llamada Denise Romanzini da Silva, quien es una amada directora y maestra de la escuela Dente de Leite, descubrió un pequeño bulto en su seno derecho, durante una tarde de ejercicio. De inmediato, Denise acudió al médico para hacerse estudios y finalmente le confirmaron que tenía cáncer. 






Ante esta situación, Denise tuvo que ausentarse varias semanas de su trabajo, lo cual generó mucha preocupación en sus queridos estudiantes, ya que ella es uno de los pilares fundamentales en la institución y los alumnos son muy allegados a ella. Durante todo ese tiempo, Denise se sometió a varias rondas de quimioterapia y como resultado tuvo que raparse su cabello.

En entrevistas con medios locales, Denise mencionó sobre esta experiencia: “Al principio me asusté cuando descubrí que iba a perder el cabello, pero al minuto siguiente, ya estaba de acuerdo con la idea. Comencé una campaña de recolección de cabello en internet, pero no lo quería para mí, mi calva era el reflejo de mi lucha privada, pero sentí que era necesario hacerlo por los demás”.






Posteriormente, Denise evolucionó de manera positiva al tratamiento de su enfermedad pero cuando regresó a la escuela, sus alumnas se quedaron muy impactadas al verla sin cabello. Sin embargo, para ellas lo más importante fue que su amada directora estaba de regreso y lo mejor fue que unas alumnas le prepararon una linda sorpresa, cortándose su cabello para donárselo.

Las niñas solidarias son tres hermanas: Ana de 11 años, Camila de 8 años y Eloisa de 6 años. Adicionalmente, Prieta, una de las primas de las niñas, decidió unirse a la causa y también donó su cabello. Esta tierna acción solidaria conmovió profundamente a Denise, quien se mantiene en la lucha contra el cáncer con el apoyo incondicional de sus familiares, amigos y por supuesto de sus estudiantes.





 

Finalmente, Denise decidió donar el cabello de sus estudiantes al Hospital São José en Joinville, donde ha recibido la atención médica durante todo su tratamiento. Por otra parte, más mujeres se sumaron a la causa donando sus cabellos, tras conocer esta maravillosa historia de solidaridad y bondad.