Skip to content

Niño de 13 años es un prodigio del crochet y usa su talento para ayudar a una ONG en Etiopía

Aunque fue adoptado en Etiopía cuando tenía 5 meses, ha buscado la manera de ayudar a los niños de la ciudad donde nació a través de las ganancias que obtiene por su talento con el crochet.  

El protagonista de esta increíble historia es Jonah Larson, un pequeño originario de Etiopía que fue adoptado cuando tenía 5 meses por una familia estadounidense con quienes vive actualmente en la localidad de La Crosse en Wisconsin.






Desde que Jonah tenía 5 años quedó cautivado por el crochet después de haber visto un video en YouTube sobre cómo tejer un paño de cocina y desde entonces ha tejido miles de piezas como bufandas, peluches, mantas, entre otros, mejorando su técnica cada vez más a tal punto que es considerado como un prodigio del crochet. Además, Jonah ha comentado que disfruta mucho de esta actividad porque le permite ser creativo y porque es una excelente manera de mejorar sus destreza manual ya que desea convertirse en un cirujano en el futuro. 

Gracias al impresionante talento del joven, adquirió mucha popularidad en la red social de Instagram en la que inspira a miles de sus seguidores a través de las fotografías y videos que comparte mostrando el proceso para hacer sus hermosos tejidos.






Adicionalmente, en el 2018 el joven decidió crear una página web llamada Jonah’s Hands en la que vende sus tejidos en línea y con las ganancias que obtiene dona a una organización sin fines de lucro llamada Roots Ethiopia, con quienes trabaja arduamente para ayudar a las comunidades de Kembata Tembaro para ‘convertir las ideas locales en cambios duraderos’.

En una entrevista con el medio My Modern Met, Jonah mencionó que “Recaudar dinero para Roots Ethiopia ha sido increíble. Hasta ahora hemos construido una biblioteca y un laboratorio de ciencias para los niños de la zona donde nací ¡con la ayuda de todos los que han donado!”. 





 

La mamá del pequeño, Jennifer Larson comentó en una entrevista con la revista People que “No hay nada que haga más feliz a Jonah que saber que le está dando a los niños la oportunidad de aprender”. Además, el joven ha escrito dos libros con los que promueve el tejido de crochet para que más personas disfruten de esta actividad: “Es genial tomar una bola de hilo y convertirlo en algo que puedas mirar y decir: ‘yo hice eso, estoy orgulloso de eso.’ “