Skip to content

Pareja adopta a 88 niños con discapacidad que fueron abandonados por sus familias biológicas

Durante 30 años una pareja estadounidense adoptó a 88 niños con discapacidad para darles una vida mejor y llena de amor. 

Mike y Camille Gerardi son una pareja originaria de Estados Unidos y desde que se conocieron en el Hospital Infantil de Miami donde trabajaban como pediatra y enfermera respectivamente, quedaron impactados por la frecuencia en qué muchas personas abandonan a sus bebés recién nacidos porque padecen de alguna enfermedad o discapacidad.






Y aunque el gobierno estadounidense se encargaba de llevar a los bebés a orfanatos, centros de salud y a casas de acogida, Mike y Camille siempre se preocupaban por cómo sería la vida de aquellos pequeños ya que sabían que al tener discapacidades, las probabilidades de que sean adoptados eran muy bajas.

Posteriormente, cuando Mike y Camille decidieron casarse, pensaron que había llegado el momento de hacer algo al respecto para ayudar a los pequeños, tal como lo comentó la enfermera en una entrevista: “cuando Mike me pidió matrimonio, le dije que quería crear un hogar para niños y me dijo: quiero seguir tu sueño”.






De esta manera, desde 1986 empezaron a adoptar a bebés con diferentes discapacidades como: autismo, síndrome de Down, síndrome de Zellweger, deformaciones craneales, entre otros. Y aunque lamentablemente no todos los niños lograban sobrevivir porque algunos presentaban cuadros médicos muy complejos, ellos estaban dispuestos a darles todo su amor y cuidado durante el tiempo que estaban junto a ellos con su hermosa familia.

Posteriormente, la pareja creó una fundación llamada ‘Possible Dream‘ en la que brindan ayuda a niños con discapacidad y a sus familiares, asistiendolos y brindándoles información para sobrellevar las enfermedades que tengan para evitar que los abandonen. 






Possible Dream continúa con su maravillosa labor y en la actualidad Camille cuida de 20 niños con discapacidad que viven con ella en su casa en Georgia pero lamentablemente, Mike falleció en el 2018 cuando tenía 73 años a causa de un agresivo cáncer. Aunque este suceso fue muy difícil para Camille, está feliz de seguir ayudando y de haber tenido una vida increíble junto a su esposo con quien adoptó a 88 niños con discapacidad dándoles una familia y todo el amor posible.