Skip to content

Pequeña de 6 años hace pulseras para donar a niños en hospitales y orfanatos

Su noble acción alegra el día a cientos de niños. 

Laura Almeida es una niña de 6 años originaria de Brasil que a su corta edad está muy comprometida con el prójimo, ya que la pequeña se encarga de elaborar pulseras de diferentes diseños, las cuales dona a niños en orfanatos y hospitales.

Todo comenzó cuando Laura recibió por su cumpleaños, una caja con los elementos necesarios para elaborar pulseras y no solamente se divertía combinando diferentes colores y sacando toda su creatividad, la pequeña también empezó a vender sus creaciones a sus compañeritos en la escuela.





 

Posteriormente, Laura tuvo la idea de hacer cada vez más pulseras para poder llevarlos a niños menos afortunados que ella y darles un momento de alegría. De esta manera, Laura ha impactado la vida de cientos de niños, quienes se emocionan por recibir el pequeño detalle que ella realiza con tanto amor y dedicación.

Virginia, la mamá de Laura también se ha unido al proyecto de su hija y en la actualidad comparten este hobby y han logrado hacer más pulseritas para llevarlas a todos los orfanatos y hospitales que puedan.

La motivación de Laura sigue intacta y se incrementa cada vez que escucha como los niños se emocionan al recibir las pulseras. 





 

Un ejemplo de esto, fue en el Hospital Pequeño Príncipe en Brasil, cuando una de las niñas que recibe quimioterapia ahí, obtuvo una pulsera. Su mamá, Luciana Vieria narró al medio G1 que “Cuando llegaron los paquetes de pulseras, fue una gran alegría y le dio alivio a su a mi hija con sus quimios”. De manera similar, la mamá de una niña de 3 años que padece una enfermedad cardíaca comentó “Las pulseras han cambiado nuestro día. Yo misma estaba muy conmovida. Es gratificante recibir un apoyo como este cuando llevas tanto tiempo fuera de casa”.





 

Todos estos testimonios motivan a Laura para continuar con su proyecto de elaborar las pulseras y su mamá no podría estar más orgullosa de ella, ya que la pequeña de 6 años también desea que le crezca su cabello para poder donarlo a pacientes con cáncer.

Sin duda, Laura es una niña con un enorme corazón y un gran ejemplo de que hasta las más pequeñas acciones, son importantes para ayudar a los demás.