Skip to content

Perro robado que apareció a 3200 km, logra regresar a casa gracias a la ayuda de 15 voluntarios

Después de 4 días de recorrido, finalmente pudo llegar a casa con su familia. 

En octubre del 2019 un perro llamado Zeus fue robado junto a algunas pertenencias de Cassandra, la mamá humana del can, quien vive en la ciudad de Buttle, Montana, Estados Unidos.

Y aunque Cassandra estaba devastada por la desaparición de su perrito, afortunadamente unos meses después apareció en West Virginia a aproximadamente 3218 km de su casa y gracias a una videollamada, la estadounidense pudo confirmar que se trataba de su amado Zeus. 





 

Inicialmente, Cassandra quería organizar que su perrito tomara un vuelo a casa pero como la mayoría de las aerolíneas en Estados Unidos prohíben a los perros de raza Pitbull en sus vuelos y también a los perros muy grandes como Zeus (quien pesa 33 kg/73 lb), por lo tanto era imposible trasladarlo de esa manera.

Sin embargo, Cassandra tuvo la ayuda de dos organizaciones llamadas Many Paws Volunteer Transport y Kanawha Charleston Humane Association, en la que 15 voluntarios ayudaron en el traslado de Zeus, atravesando por 9 estados en un trayecto que duró 4 días para que Cassandra y su familia se puedan reencontrar con su perrito.





 

Jenn Robles fue una de las voluntarias de Many Paws Volunteer Transport que participó en el traslado y en una entrevista con el medio CBS News comentó al respecto: “Es maravilloso. Esta es una gran experiencia, una gran oportunidad para mostrar a las personas y comunidades de los Estados Unidos que se ofrecen a ayudar a reunir a este perro con su familia”. 

Cuando finalmente llegó el día del reencuentro, Cassandra y sus hijos, no podían contener su felicidad al poder ver de nuevo a su perro, quien también estaba muy emocionado de haber regresado a casa con su familia humana y justo a tiempo para navidad como si fuera un milagro.





 

Cassandra agradeció la labor de las fundaciones y de cada uno de los voluntarios, quienes hicieron realidad el complicado traslado del perrito con una distancia de más de 3200 kilómetros.