Skip to content

Sudán ahora prohíbe la mutilación genital femenina

El nuevo gobierno de sudan ha prohibido la práctica y sin duda es una victoria que merece ser reconocida.

La medida ha sido aclamada como una victoria para los defensores de los derechos de las mujeres en un país donde la práctica a menudo peligrosa era generalizada.

De acuerdo con el analista de la BBC en Sudán, Mohaned Hashim, señaló que ya existían intentos previos de prohibir la mutilación genital en todo el país, pero el parlamento bajo el antiguo líder Omar al-Bashir rechazó las recomendaciones.

En 1946, Sudán hizo ilegales las formas más extremas de mutilación genital femenina, per la aplicación de la ley fue escasa. En 1983, esa ley fue eliminada por completo cuando el entonces presidente Jaafar Nimeiry declaró que la ley islámica era la base de la legislación.

Una victoria histórica.





La nueva ley establece que cualquiera que realice MGF, ya sea dentro de un establecimiento médico o en otro lugar, correrá el riesgo de una multa y tres años de prisión.

Por su parte, los grupos de derechos de las mujeres dijeron que el castigo ayudaría a terminar con la MGF, pero advirtieron que sería difícil cambiar de opinión a las comunidades que ven la práctica como algo necesario y tradicional para que sus hijas sean aceptadas en casamiento.

Sudán tiene una de las tasas más altas de mutilación genital femenina del mundo.

Casi nueve de cada diez mujeres y niñas en Sudán, predominantemente de credo musulmán, han sido sometidas a la mutilación genital femenina, según muestran los datos de las Naciones Unidas.





El procedimiento, aunque existen diferentes tipos y modos de cometerlo, generalmente implica la extirpación parcial o total de los genitales femeninos y pueden ir aparejados con una serie de problemas de salud que sufre la víctima, tanto físicos como psicológicos.

Faiza Mohamed, directora regional de África para el programa Igualdad ahora expresó que ‘’la prevalencia de la mutilación genital femenina en Sudán es una de las más altas a nivel mundial. Ahora es el momento de utilizar medidas punitivas para garantizar que las niñas estén protegidas de esta práctica tortuosa’’.

‘’Tener una ley contra la mutilación genital femenina actúa como un elemento disuasorio importante, sin embargo, Sudán puede enfrentar desafíos para hacer cumplir la legislación. Es posible que las personas que todavía creen en el práctica no denuncien casos o actúenlos para detener la MGF cuando saben que está sucediendo’’.

Cifras.





Se estima que 200 millones de niñas y mujeres en todo el mundo se han sometido a la mutilación genital femenina, que se practica en al menos 27 países africanos y partes de Asia y Oriente Medio.

Las niñas pueden desangrarse o morir a causa de infecciones.

Asimismo, la mutilación genital femenina también puede causar complicaciones fatales en el parto más tarde, dicen expertos en salud.

En Sudán, más de tres cuartos de los procedimientos los realizan enfermeras, parteras u otro personal médico, dice el grupo de campaña anti-MGF 28 Too Many.

Sin duda es una victoria para todas las mujeres en Sudán.