Skip to content

3 perros están replantando bosques chilenos que fueron devastados por el fuego

Estos perros esparcen semillas con el objetivo de restaurar el ecosistema dañado y hacer que la vida silvestre regrese a los bosques.

Hace un par de años, los incendios forestales en el centro de Chile causaron estragos en la región de El Maule con más de 100 incendios forestales diferentes que barrieron el área y destruyeron más de un millón de acres de tierras forestales. Fue la peor temporada de incendios forestales en la historia del país, se cobró varias vidas y generó daños por un valor estimado de $333 millones de dólares. Los animales se vieron obligados a huir a zonas más seguras.






El trabajo para replantar interminables hectáreas de bosques parecía una tarea desalentadora. Eso es hasta que tres trabajadores inusuales asumieron la tarea. Das, de seis años de edad, y sus dos hijas, Olivia y Summer, son tres Border Collies que han sido entrenados para correr a través de los bosques dañados con mochilas especiales que liberan semillas de plantas nativas. Una vez que arraigan, estas semillas ayudarán a regenerar el área destruida.

Resulta que los perros Border Collies son ideales para este tipo específico de trabajo. Atravesar kilómetros de terreno forestal requiere no solo velocidad, inteligencia y resistencia, sino también una buena disposición para mantenerse enfocado y no distraerse con la vida silvestre. Los Border Collies fueron criados para pastorear ovejas, por lo que no es tan probable que persigan o lastimen a otros animales en el bosque.






Las hermanas que poseen y entrenan a los perros, Francisca y Constanza Torres, dicen que el trío peludo se divierte saltando y saltando a través de la naturaleza.  “¡Ellos realmente lo aman! Es un viaje al campo, donde pueden correr lo más rápido que pueden y pasarlo en grande”, comenta Francisca.

Este sistema también es más eficiente que hacer que las personas diseminen las semillas manualmente. Estos rápidos caninos pueden correr a través de un bosque y cubrir hasta 29 kilómetros por día. Los seres humanos, por otro lado, solo pueden cubrir unos pocos kilómetros cada día. Estos perros pueden esparcir más de 10 kilos de semillas, dependiendo del terreno. Mientras que los robots o los drones también pueden dispersar semillas pero los perros no son tan caros de manejar. Lo más importante es que dejan una huella de carbono más ligera.






Francisca y Constanza ponen mochilas especiales en los perros, las llenan con semillas nativas y luego se van a los bosques. Una vez que los perros han vaciado sus bolsas, Francisca y Constanza les dan muchas golosinas, vuelven a llenar sus bolsas y las sueltan nuevamente para correr alrededor del bosque destruido, rociando más semillas a su paso. El objetivo final de todo esto, por supuesto, es restaurar el ecosistema dañado y hacer que la vida silvestre regrese a los bosques.

Para Francisca, traer perros entrenados al bosque tenía sentido. Ella dirige un centro de entrenamiento de perros y una comunidad llamada Pewos. Mientras reciben algunas donaciones, ella y Constanza pagan por la mayoría de las semillas, los suministros y el transporte. A pesar del trabajo duro, su labor de amor ya está dando sus frutos.

“¡Hemos visto muchos resultados en la flora y la fauna que regresan al bosque quemado!” Mientras que los perros ya han trabajado en 15 bosques en la región de El Maule, Francisca y Constanza planean seguir esparciendo semillas para recuperar los bosques con el trío canino.



¡Calificanos!

Comments

comments