Skip to content

Abuelo y su perrita tienen las barbas a juego más perfectas

Son mejores amigos y ‘gemelos’.

Un abuelito y su mascota se volvieron sensación en redes sociales, por el increíble parecido que tienen físicamente, en especial por su barba larga y canosa, que les da un aspecto muy similar.






El abuelito llamado Hung Lay Quon, conmovió a los internautas que conocieron su historia, ya que antes de que llegara su doble, lamentablemente él había perdido a su mascota quien fue parte fundamental de su vida durante 14 años. En una entrevista con el medio The Dodo, Tiana Sandberg, la nieta de Hung, mencionó que “Su perrita era su felicidad. Salían a caminar cuatro veces al día, y cuando ella falleció, él estaba tan desconsolado que caminaba con sus cenizas”.

Ante esta situación, sus familiares empezaron a pensar en una manera de ayudarlo para que no estuviera tan triste y después de unos meses, Hung les dijo que quería adoptar otra vez, y su familia lo acompañó a varios refugios en búsqueda de una mascota, hasta que finalmente encontraron a Lily, la perrita que les robó el corazón.






En la entrevista con The Dodo, Tiana mencionó “empecé a mirarlos a los dos, formando un lazo por sus barbas y sus cejas pobladas, y fue como si mi abuelo hubiera encontrado a su gemelo”. Y contó que desde que se conocieron parecía como si estuvieran destinados a estar juntos ya que sus personalidades se complementaban perfectamente.

Por otra parte, Tiana comentó que su abuelito no había notado sobre el parecido entre los dos y simplemente decidió adoptar a Lily porque le parecía que sería la mascota perfecta para él. “El no veía el parecido entre los dos hasta que mi mamá y yo los hicimos posar juntos con sus looks únicos, para capturar el momento con la cámara. Cuando le mostré la fotografía, me sonrió ampliamente y me dijo: ‘¡Esos somos Lily y yo! Ella es mi compañera’ “.





 

Finalmente, Tiana mencionó en la entrevista que ahora su abuelito y Lily son mejores amigos y que ella le ha ayudado mucho para sobrellevar la pérdida de su perrita anterior. “Lily siempre está a su lado, cuando es la hora de la cena o cuando él está sentado en el sofá. Se van a caminar cuando se levantan, después del desayuno, antes de la cena y antes de acostarse. Todo el vecindario los adora y siempre están al pendiente de ellos. Su relación es la unión más tierna que he visto en mi vida”.