Skip to content

Ardilla bebé se encuentra con una pitbull maternal y la convierte en su madre

La cuidó como a su propia hija.

El vínculo entre una madre y sus hijos es sin duda algo muy especial, sin importar si son hijos biológicos o por elección, ya que lo más importante es el amor incondicional que se tienen, tal como lo demostró una adorable perrita Pitbull llamada ‘Everly’, quien adoptó a una ardilla bebé huérfana, después de que ella la eligiera como su mamá.





 

Todo comenzó cuando Morgan Joy Groves, la mamá humana de Everly, y la perrita estaban dando un paseo por el parque cuando repentinamente se encontraron con una ardilla bebé que estaba totalmente sola y un poco asustada. Sin embargo, su actitud cambió cuando vio a Everly y después de unos segundos empezó a acercarse a ella, demostrando que se sentía segura.

Posteriormente, la ardilla empezó a seguir a Morgan y Everly por todo el recorrido del parque e incluso continuó con ellas hasta que llegaron a su casa. En ese momento, Morgan presenció algo que la llenó de emoción al ver que su perrita se recostó para descansar y luego de unos minutos la ardilla quiso entrar en confianza y se acurrucó encima de Everly para disfrutar de una tierna siesta juntas.





 

Después de este dulce momento, Everly comenzó a cuidar de la ardilla bebé, haciendo honor al título de ‘perros niñera’ por el que eran conocidos los pitbulls en el siglo XIX, ya que aunque muchas personas creen que esta raza es agresiva, en realidad se caracterizan por ser muy amorosos, leales y obedientes.

Con el tiempo, la relación de mamá e hija de Everly y la pequeña ardilla empezó a florecer y juntas disfrutaron de muchas siestas y aventuras. Sin embargo, Morgan se dio cuenta que aunque su perrita era realmente una madre amorosa y ejemplar, la ardilla necesitaba cuidados adicionales, así que después de un tiempo contactó a un centro de vida silvestre para que la ardilla pueda recibir mejor atención.





 

Finalmente, Morgan llevó a la ardilla bebé a un santuario de ardillas y ahí le están enseñando todo lo necesario para que una vez que sea liberada nuevamente en la naturaleza, pueda sobrevivir en su vida diaria. Aunque Morgan sabía que su perrita estaba triste por la separación, también está consciente que fue una decisión acertada y ninguna se olvidará del tiempo que pasaron juntas como mamá adoptiva e hija.