Skip to content

Científicos siguen por 18 meses las aventuras de ‘Palca’ un cóndor andino en Bolivia

Gracias a este estudio, los científicos están obteniendo información clave para la conservación del cóndor andino.

En marzo del 2019 científicos bolivianos instalaron un transmisor GPS satelital en un cóndor andino llamado Palca para monitorear en tiempo real sus traslados y tener más información sobre la situación de esta especie amenazada.

Todo comenzó el 12 de enero del 2019 cuando ‘Palca’ un cóndor hembra cayó en picada en una localidad boliviana entre los nevados de Mururata e Illamani y ante la apremiante situación fue llevada a un centro de salud y finalmente al Zoológico Municipal Vesty Pakos donde la asistieron para su recuperación.





 

Andrea Morales quien es la administradora del zoológico comentó al respecto: “Estaba en muy mal estado y sometida a un tremendo estrés” pero afortunadamente tras los análisis y asistencia médica pudo recuperarse dos meses después. 

De esta manera, la cóndor hembra regresó recuperada a los Andes bolivianos y ahora está brindando información muy importante para un proyecto llamado Ecología del movimiento y conservación de buitres del Nuevo Mundo en Bolivia, liderado por el científico Diego Méndez.





 

El boliviano comentó en una entrevista con Mongabay sobre el monitoreo satelital de Palca: “Han pasado un poco más de 18 meses y sabemos que ella está bien. Hemos seguido sus vuelos hacia los lugares que nos ha ido mostrando con sus movimientos. Nos llamó la atención que se mueva en una zona delimitada, la Cordillera Real. Hay un límite artificial en La Paz que es el río Mapiri. Ese río parece ser su límite”.

El científico también comentó que las aventuras de Palca han dado información importante sobre los lugares claves para la conservación de esta especie: “Ha viajado hasta cerca de Oruro, un lugar que siempre se dijo que era importante para esta especie y Palca lo está confirmado”. 






Adicionalmente, el boliviano y su equipo siguen con su proyecto que busca colocar los transmisores satelitales en 30 cóndores andinos para tener más información sobre esta especie emblemática de América del Sur y de esta manera, promover la conservación de su ecosistema.