Skip to content

Conductor de tren salva a pequeño gato montés congelado en las vías

Lograron percatarse a tiempo.

Esta increíble historia se dio a cabo en el sureste de British Columbia en Canadá, cuando Coby Reid empleado de una compañía ferroviaria estaba haciendo una inspección de rutina junto a sus compañeros y se percató que un pequeño gato montés estaba quieto en las vías del tren.






Cuando Coby y sus demás compañeros se acercaron, se dieron cuenta que el gato montés estaba junto a un pato, que había sido su presa y estaba a medio comer y según relató en una entrevista con Radio West, creen que el felino capturó al pato de un río cercano y posteriormente lo arrastró hasta las vías para poder alimentarse. Sin embargo, consideran que probablemente el felino aún estaba mojado y como la temperatura estaba tan baja, se quedó atrapado en las vías.

Al ver que el gato montés no se podía mover en lo absoluto de las vías, Coby decidió ayudar al felino, pero cada vez que se acercaban el gato montés reaccionaba un poco agresivo, ya que por instinto creía que los humanos estaban detrás de su presa o podían hacerle daño, pero tras varios intentos, lograron ayudarlo gracias a que los trabajadores llamaron a su jefe quien les llevó un balde con agua tibia y poco a poco lograron liberar al animal del congelamiento en las vías.






Después de haber ayudado al pequeño felino, Coby compartió una fotografía del momento y cientos de personas aplaudieron su noble acción. Adicionalmente, Coby y sus compañeros recibieron palabras de felicitaciones de sus jefes de Sheppard Railway, quienes estaban muy orgullosos de ellos, tal como lo comentaron en una entrevista con el medio canadiense Global News:

“Tenemos un gran equipo y no es sorprendente escuchar que los miembros de nuestra tripulación extienden su atención y preocupación más allá de nuestras operaciones ferroviarias para ayudar a este gato montés en peligro”.






Y es que gracias a la ayuda de los canadienses el felino pudo librarse de un fatal destino, ya que tan sólo 30 minutos después de que los trabajadores de Sheppard Railway lo rescataron, pasó un tren que probablemente hubiese atropellado y acabado con la vida del pequeño animal.