Skip to content

Coyotes deambulan tranquilamente por las calles de San Francisco

Coyotes deambulan tranquilamente por las calles de San Francisco-NATION

No hay nadie que los ahuyente así que aprovecharon para recorrer la ciudad.

En los últimos días hemos visto como los animales se han apoderado de las calles en las ciudades que viven una cuarentena total, una medida que se ha tomado a fin de frenar la ola de contagios de COVID-19. El hecho de que no haya presencia humana ha permitido que animales salvajes paseen por la ciudad en busca de comida sin sentir miedo o peligro alguno.

Coyotes deambulan tranquilamente por las calles de San Francisco-NATION





En este caso, el portal SFGate, publicó imágenes de distintas fuentes, en donde se puede apreciar nada más y nada menos que coyotes deambulando por las calles de San Francisco (California, EE.UU), aprovechando que, en un segundo, la ciudad se vació por completo. Y la verdad es que es realmente increíble verlos disfrutando de su paseo.

Coyotes deambulan tranquilamente por las calles de San Francisco-NATION





En los últimos años ha habido un incremento en la población de coyotes de la zona: según un reporte de KQED, estos animales estarían recuperando los lugares que habitaban extensamente hasta la década de 1940, donde fueron prácticamente exterminados debido al envenenamiento y la caza.

California es uno de los estados más afectados de EE.UU. por el coronavirus; hasta el momento hay más de 4 mil infectados y cerca de 82 fallecidos, lo que causó que el gobernador Gavin Newsom cerrara escuelas, bares, cines, gimnasios y otros lugares de congregación la semana pasada.

Coyotes deambulan tranquilamente por las calles de San Francisco-NATION





Además de esto advirtió a las personas mayores de 65 años y a aquello débiles de salud a quedarse en casa, una medida que la gran mayoría de la población está respetando y sólo salen de sus hogares para comprar comida o asistir a citas médicas.

Coyotes deambulan tranquilamente por las calles de San Francisco-NATION

Una vez más, la naturaleza nos dice que está lista para recuperar lo que siempre fue suyo.