Skip to content

El ‘elefante más solitario del mundo’ es liberado gracias a la presión de Cher

Finalmente, la afamada artista estadounidese y un grupo de voluntarios lograron liberar a Kaavan, un elefante que vivió en crueles condiciones en un zoológico por 35 años.

Kaavan fue considerado el elefante más solitario del mundo ya que por décadas vivió fuera de su hábitat natural al estar en aislamiento en un zoológico en Pakistán, en el que era expuesto como un animal de entretenimiento con tratos de crueldad extrema para que los espectadores del lugar se diviertan y los dueños del zoológico se enriquezcan.

Y es que lamentablemente, Kaavan y su única compañera (una elefanta llamada Saheli) vivían en pésimas condiciones en las que eran obligados a actuar, clavandoles ganchos para el disfrute de los visitantes del zoológico. 





 

Y aunque existe una versión oficial de que el fallecimiento de Saheli, se debió a un ataque al corazón por el calor, varios grupos de activistas sostienen que en realidad falleció en el 2012 por un shock séptico generado por las heridas de los ganchos. Ya que además del maltrato al que eran expuestos, el zoológico no tenía ninguna infraestructura ni veterinarios para atender a los animales enfermos. 





 

El fallecimiento de su compañera, fue otro motivo de enorme tristeza para Kaavan y aunque por muchos años, parecía que nadie estaba dispuesto a ayudar a parar el maltrato hacia el elefante, afortunadamente esto cambió para siempre, ya que a finales de noviembre del 2020, Kaavan fue liberado gracias a la presión y determinación de la aclamada artista estadounidense Cher y un grupo de voluntarios que trabajaron incansablemente para poner fin al maltrato que Kaavan vivió desde 1985.

 





 

Todo este proceso empezó en el 2016 cuando Cher se enteró sobre la situación del elefante  y en conjunto a una organización para proteger la vida silvestre llamada Free The Wild de la cual es cofundadora,  contrataron a un equipo legal para poner al elefante en libertad.

Finalmente, el caso fue llevado al Tribunal Superior de Islamabad en Pakistán y se aprobó su liberación. Tras varias sugerencias Kaavan fue llevado al Santuario de Vida Silvestre Kulen Promtep en Camboya donde pasará el resto de su vida con los cuidados de un grupo de voluntarios y profesionales quienes le brindan una vida segura, llena de amor y respeto.