Skip to content

Encontraron un ejemplar de gato andino luego de 12 años desaparecidos en la zona

Encontraron un ejemplar de gato andino luego de 12 años desaparecidos en la zona-NATION

El animal fue encontrado en la reserva natural Villavicencio y es una esperanza para la especie.

El animal se conoce como ‘gato andino’ (leopardos Jacobita), por su coincidencia con la fisionomía de un felino solitario de tamaño pequeño, sin embargo es un poco más grande que un gato doméstico.

Tal como su nombre característico lo indica, es común que el animal habite en ambientes áridos, especialmente regiones como las que se hallan desde el centro de Perú hasta Mendoza y Neuquén en Argentina.

El animal tiene como preferencia habitar sitios aislados, caracterizados por la presencia de afloramientos rocosos, motivo por el cual ha sido una especie poco distinguida a nivel mundial. De hecho, se considera una especie en peligro de extinción, por motivos como la cacería y por el desarrollo de actividades industriales extractivas que no incluyen a la especie en los estudios de impacto.

Encontraron un ejemplar de gato andino luego de 12 años desaparecidos en la zona-NATION





Una de las últimas veces que se creyó ver a la especie en la Reserva Natural Villavicencio, fu en el año 2008. En una área natural protegida situada en el departamento Las Heras, provincia de Mendoza.

En ese año, fue confirmado por imágenes de cámaras trampa, pero era casi imposible determinar si correspondía a una especie de gato andino. El hecho de que no volviera a repetirse hizo más difícil confirmar si era el mismo ejemplar.

Debido a esto y con esperanza de corroborar la presencia del gato andino en la reserva se optimizó la comprobación de muestras para análisis genéticos, desde la Asociación Geológica Argentina (AGA) y se inició un trabajo colaborativo con la Dirección de Recursos Naturales Renovables de Mendoza (DRNR) y la Reserva Natural Villavicencio (RNV).

Encontraron un ejemplar de gato andino luego de 12 años desaparecidos en la zona-NATION





En julio del año 2019, se colocaron cámaras-trampa en diversas zonas de la reserva, especialmente en sectores donde hubiera mayores probabilidades de obtener registros de presencia de la especie.

Gracias a la propuesta, se lograron identificar claramente dos gatos andinos. Además de reconocer que los animales habitaban la zona. Un motivo de celebración para la reserva sin duda.