Skip to content

Fotógrafa adoptó a cuatro crías de ardilla huérfanas y ahora son una familia feliz

Las ardillas adoran a su nueva “madre” quien les toma fotos increíbles. 

Dani Connor es una fotógrafa personal quien hace unos meses se mudó a un pequeño pueblo rural en el norte de Suecia. Amante de la vida salvaje, la joven sueca adora fotografiar animales silvestres. 

“Pasé mucho tiempo observando a las ardillas rojas. Pude fotografiarlas y diferenciar a cada individuo y comencé a nombrarlos”, comentó Dani. 





La joven conoció a una ardilla con la que formó una gran amistad y la llamó Remy. Pasó el tiempo y construyeron un vínculo asombroso, hasta que un día, Dani encontró el cuerpo sin vida de Remy. 

Devastada por la pérdida de su amiga, la fotógrafa decidió rendirle un homenaje colocando su cuerpo en flores. Desde antes del fallecimiento de Remy, Dani sabía que la ardilla era madre así que decidió buscar a sus bebés preocupada por su bienestar. 





“Me senté en el bosque, donde había fotografiado a Remy, y solo esperé. Y de repente, una pequeña ardilla saltó frente a mí”, dijo Dani antes de agregar: “ Estaba segura de que era el bebé de Remy” .

Unas horas después, la fotógrafa pudo conocer al resto de los hermanos. En total, cuatro pequeñas ardillas esperaban con impaciencia el regreso de su nueva madre. Dani se encargó de alimentarlas y darles lo necesario. 





Desde ese momento, la joven ha ido al bosque todos los días para alimentar a las crías de Remy. “Probablemente pasé al menos 100 horas con ellos. Y ahora no están nada nerviosos. Reconocen mi voz y me siguen al bosque”. 

Ahora, las pequeñas ardillas han aprendido a valerse por sí mismas. Gracias a la increíble acción de Dani, las ardillas bebé pudieron sobrevivir y ahora tienen una madre adoptiva que las puede ayudar cuando lo necesiten.