Skip to content

Fotógrafo captura hermoso momento en que dos ballenas francas, se ‘abrazan’ con sus aletas

Incluso las ballenas necesitan un abrazo de vez en cuando. 

Durante una expedición realizada el 28 de febrero de 2021, un grupo de científicos del Instituto Oceanográfico Woods Hole y el fotógrafo de vida silvestre Brian Skerry, presenciaron un magnífico momento en que dos ballenas francas glaciales, parecen abrazarse con sus aletas. 






Este hermoso acontecimiento emocionó al equipo y tras la difusión de las imágenes capturadas en dron, miles de aficionados quedaron fascinados al ver un comportamiento tan particular y en especial en las ballenas francas glaciales, puesto que estos cetáceos, son una de las especies en mayor peligro de extinción y según las estimaciones de NOAA Fisheries, hay menos de 400 individuos en todo el mundo.

Por otra parte, los científicos del Instituto Oceanográfico manifestaron que este comportamiento rara vez se observa en las ballenas francas glaciales y también creen que esta puede haber sido la primera vez que se registró un abrazo de ballena desde el aire. 






En un comunicado, el equipo de Woods Hole mencionó que los investigadores estaban realizando un conteo de ballenas francas, evaluando su tamaño y la salud de estas especies, utilizando drones y fue entonces cuando “los investigadores vieron lo que parecían ser ballenas abrazándose con sus aletas, técnicamente descritas como ‘panza con panza’, tal vez mostrando afecto e intentos de apareamiento”.

Adicionalmente, Michael Moore, un experto en ballenas francas del Instituto Oceanográfico Woods Hole describió la interacción de los cetáceos como ‘abrumadora’. Y explicó para National Geographic que “una de las razones por las que fue tan abrumador para mí, fue que ha habido una gran cantidad de malas noticias para las ballenas francas en los últimos 20 años. He hecho muchas necropsias, desmontándolas en la playa”. 





 

El experto agregó que poder ver un momento tan especial entre las ballenas, generó una gran sorpresa en él: “fue la dulzura de todo el asunto. Fue como un vals lento. Fue como tener un asiento junto al ring en un momento privado en ese grupo, de alguna manera tenía un latido de esperanza”.